Los carros de nunca acabar

Con vistas + Ratcliff

Por Pimkie

Fuente: Infodefensa

Nuestra troupé de mercachifles de las armas ha vuelto a la democrática y nunca bien ponderada monarquía de Arabia Saudí a consolidar definitivamente (y ya van más de cuatro) la venta de 200 carros de combate Leopard, de patente alemana y fabricación sevillana, a estos simpáticos campeones de la paz.

Para afianzar los lazos comerciales se han llevado a nuestro septuagenario rey para que hable con el septuagenario heredero del reino Saudí y, si es posible, con su nonagenario padre, rey por la gracia de Alá, y que allí, entre hemo-azules, lleguen a un acuerdo de hermanos.

Si JC y los ministros del gremio convencen a Abdalá y su cámara, la transacción supondrá más de 3.000 millones de euros del ala.

Para el reparto de dádivas anejas a este tipo de contratos de armas, los saudís y los españoles han constituído un engendro que se llama «Consejo hispano-saudí de cámaras de comercio», que supuestamente legitimará la necesidad de este acuerdo de colaboración comercial-militar y repartirá las oportunas prebendas. EL consejo tendrá, entre otros cometidos lobísticos, el de convencer a la titular de la patente,  Krauss-Mafei, para que permita a España vender estos tanquecitos (lo cual supondrá un previsible mordisquito de pastuncia para los alemanes, dicho sea de paso) .

Don Pedro Morenés, actual ministro de defensa español, ha recordado que para facilitar este contrato, España modificó su ley, permitiendo que la venta de armas se pueda hacer de estado a estado, como al parecer se exige en las compras que hacen los saudíes (osea, que en este caso es más que propio decir que es Morenés y el Estado español el que se implica directamente en la venta de armas a otro estado).

Ahora bien, ¿para qué necesita Arabia Saudí 200 tanques Leopard?

Para hacernos una idea, debemos tener en cuenta que Arabia Saudí cuenta con unos 663.000 efectivos distribuidos entre ejército de tierra, marina y fuerza aérea, así como con un cuerpo paramilitar de 75.000 personas, llamado Guardia Nacional,y otros 105.00 civiles al servicio de las fuerzas armadas, y que gasta un 10% de su PIB en gasto militar, siendo sus principales suministradores de armas Estados Unidos, Reino Unido y Francia (hemos sacado los datos de World Air Force. December 2009. Flightglobal. y de CountryComparation: Military Expenditures. En The World Factboock. Editado por la Central Intelligence Agency)

Según leemos en un estudio sobre la política exterior saudí elaborado por la Universidad de las Américas de Puebla (México), las relaciones exteirores de Arabia Saudí son extremadamente tensas con sus vecinos, principalmente Omán, Irán e Irak,

«el problema fronterizo se deriva principalmente por la disputa de aquellos territorios por un lado reclamados por una u otra parte debido a cuestiones históricas  de pertenencia territorial, pero principalmente debido a las reservas de petróleo existentes en la zona.

Su «directriz de política exterior» propone el liderazgo saudí en la zona y no excluye ningún tipo de medios para sostenerlo. Y ello incluye unas opacas relaciones con Estados Unidos y otras potencias en el juego de una geoestrategia siempre pensada desde los intereses de las oligarquías.

Pero si miramos hacia dentro, Arabia Saudí es una autocracia con un fuerte carácter represivo y muy poco permeable a las ideas de participación y libertad comúnmente compartidos.

No parece en este contexto que los 200 tanques vayan a ser únicamente decorativos y España atiza un fuego impresionante de forma irresponsable cuando ofrece esta venta.

Pero como no todo va  ser trabajar, también ha habido tiempo en esta visita para el relax y hasta para decir despropósitos, medias verdades o trolas y así podemos entrecomillar las palabras de una alta autoridad real española aficionada  cazar elefantes, cuyo nombre no queremos desvelar por no liarla más, que ha dicho en una conferencia tras el brindis en el Consejo lobístico antedicho que  la vocación exterior de las compañías españolas “está contribuyendo al desarrollo de muchos países del mundo” y ha allanado el camino para impulsar unos vínculos empresariales con Arabia que pueden proporcionar “un beneficio mutuo y un futuro próspero para nuestros ciudadanos”.

Osea, que según se dice, vender armas dada la vocación exterior de las compañías españolas,:

  • contribuye al desarrollo de muchos pueblos
  • puede proporcionar un beneficio mutuo y un futuro próspero paralos ciudadanos de Arabia y España.

No sabemos si achacar este desideratum borbónico a exceso de entusiasmo o a ignorancia apabullante, pero no parece sostenible que el desarrollo de los pueblos tenga muhco que ver con el número de armas de que disponen y la pasta que se gastan en estas en vez de en impulsar políticas justas y sostenibles.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed