Elecciones europeas 2014: el tema de la Defensa (II)

Imagen de Nonchalente

Es de destacar que la mayoría de los partidos políticos que se presentan a la Europeas de 2014 no dedican demasiados esfuerzos a popularizar la política de defensa que realiza actualmente Europa.  Lo más habitual son las frases cortas y generales sobre algunos asuntos de interés mediático, aprovechando la falta de interés inquisidor en las preguntas de la prensa.  Sin embargo, nos parece muy importante que los ciudadanos sepan algunas características de lo militar en la Unión Europa.

La toma de decisiones.

Teóricamente responde a un esquema común con otras políticas, en el cual el Consejo define y aplica la política, el Alto Representante es la cara visible y las ejecuta, la Comisión Europea emite recomendaciones y el Parlamento Europeo controla.  Pero, la realidad no es exactamente así.

a) El Consejo de Europa decide por unanimidad de sus miembros en las materias fundamentales, lo que en la práctica invalida muchas de sus decisiones por falta de dicha unanimidad.

b) El Alto representante es el que ejecuta esta política, pero su sujeción no está claro si es a los intereses del Consejo, del Consejo de Ministros, de los estados principales o de la OTAN (teóricamente fuera de todo el esquema). En todo caso no tiene ni la autonomía ni el poder que se le supone para adoptar sus decisiones.

c) La Comisión Europea “es oída” únicamente.

d) El Parlamento Europeo no cuenta con ninguna función ni posibilidad de control ni interés en ello. No en vano, la visita a su página nos da muestra de la irrelevancia completa del Parlamento Europeo en esta materia, fuera de algunos exaltados y vaporosos discursos en momentos muy concretos de crisis con alto impacto mediático.

e) La sociedad ni siquiera es llamada al banquete. No pinta nada.

A pesar de todo ello, Europa, cuenta con una doctrina militar perfectamente elaborada. Luego, alguien decide, alguien piensa y alguien elabora. ¿Dónde? Al parecer, las decisiones políticas se adoptan en un escenario que no es el institucional de Europa y que no está sometido al control institucional.  El escenario principal de toma de decisiones es la OTAN y a los intereses de la gran oligarquía occidental, capitaneada por EE.UU. En cuanto al contenido militar, a su vez, se decide todo por una élite militar coordinada igualmente con la estructura militar de la OTAN.

La falta de papel de las instituciones de la UE en esta materia la refrenda un estudio elaborado por el Ministerio de Defensa español donde se afirma “Como máxima expresión del carácter intergubernamental de la política objeto de estudio, debemos indicar que ni la Comisión, ni el Parlamento Europeo, ni el Tribunal de Justicia disponen de poderes de acción en la materia”[1]

Para aclarar un poco más explicaremos las estructuras militares de la UE:

A) Existe un órgano asesor del alto representante y del Consejo, que se llama COMITÉ POLÍTICO Y DE SEGURIDAD

B) También contamos con una agencia europea, la llamada AGENCIA EUROPEA DE DEFENSA que a grandes rasgos se encarga de

– Coordinar la cooperación en materia de defensa entre los estados de la UE

– Provocar las sinergias necesarias entre las industrias militares europeas

– Coordinar el reparto de esfuerzos y capacidades militares de los estados de la UE en las misiones conjuntas

– Apoyar, facilitar y asesorar la adquisición y venta de armas

Este órgano en realidad es muy importante pues desarrolla gran parte de la política militar de la Unión y no está sometido a controles politicos.

C) Europa cuenta también con un órgano de coordinación de capacidades militares. EL ESTADO MAYOR, que es el encargado de la planificación militar, del diseño de la estrategia y del seguimiento y conducción de las crisis militares

Además de estas estructuras militares cuenta con otras estructuras de apoyo:

– Un COMITE MILITAR DE LA UE, compuesto por los Jefes de los Estados mayores de la Defensa de cada estado

– Un Servicio de Política Exterior, que igualmente tiene vertiente civil y militar

– Un cuerpo de espionaje, el SIT-CEN

– y un INSTITUTO DE ESTUDIOS DE SEGURIDAD, organismo encargado del adoctrinamiento y la creación de lo que llaman “conciencia europea de defensa”.

La acción militar de la UE.

Cuando se usa, se realiza por dos medios:

a) Un eurocuerpo, entendido como una fuerza de reacción (la idea es tener disponible una fuerza militar suficientemente adiestrada y que permita poner 40.000 personas en menos de un mes en cualquier escenario mundial y con capacidad de mantenerse de forma autosuficiente en éste al menos 1 año).

b) Las fuerzas militares prestadas por cada estado o coaliagadas de estos, y las disponibles al servicio de la OTAN

La Doctrina Militar de la Unión Europea.

Todo este entramado se concreta en la definición de una política de defensa europea.

Esta se encuentra en varios documentos:

– Los tratados de la Unión, y particularmente el Tratado de Lisboa que crea la figura del Alto Representante para la Política Común de Seguridad y Defensa;  que establece declaraciones de principios, más o menos retóricas;  y que justifica la creación y mantenimiento de capacidades militares para defender los intereses de la Unión, la integridad de sus estados miembros y los valores europeos.

Documentos estratégicos: Un documento llamado “Estrategia Europea de Seguridad”[2], adoptado por los Jefes de Estado y de Gobierno, así como documentos específicos por distintas temáticas[3] que definen escenarios, riesgos, amenazas y respuestas previsibles

Documentación sobre las capacidades militares y civiles:  Objetivos de Helsinki, el Plan de Acción sobre Capacidades Europeas, el Objetivo Civil 2008 y el Objetivo 2010.  Además, existen otros documentos, algunos específicos sobre Planeamiento y otros que son los de las conclusiones de las cumbres europeas de defensa.

La política de Defensa se concibe como la actuación planificada en el seno de Consejo así como su diseño estratégico, que la Unión Europea despliega de manera autónoma en el ámbito militar y de la defensa, y conforme al Art. 21 del Tratado de la Unión legitima el uso de la fuerza para responder a los objetivos-deseos de esa Unión europea en materia de defensa

Conforme al documento de Estrategia Europea de Seguridad antes referido, las amenazas a las que debe responder Europa son “…el terrorismo, la proliferación de armas de destrucción masiva, los conflictos regionales, los Estados fallidos y el crimen organizado, como “amenazas clave” para la seguridad europea tras la Guerra Fría. Otra área de gran preocupación es la competencia por recursos naturales, principalmente el petróleo y el gas

En este documento de 2003, así como en el Consejo de Jefes de Estado en que se aprobó, se ofrecen directrices de esa política:

  • Mejorar la proyección de las fuerzas (es decir, capacidad de invasión) en las operaciones a través de la modernización de helicópteros y la formación de las tripulaciones mediante el programa de entrenamiento táctico conducido por la Agencia Europea de Armamentos, así como la creación de una unidad multinacional de aviones A-400-M.
  • Incrementar la obtención de información y la elaboración de inteligencia de origen espacial, mediante el envío de imágenes de los satélites Helios 2 y Cosmos Skymed al centro de Satélites de la UE en Torrejón (España) y la preparación de una nueva generación de satélites de observación (Programa Musis).
  • Aumentar la protección de las fuerzas y su eficacia en las operaciones, mediante el lanzamiento por la Agencia Europea de Armanentos de un programa de retirada de minas marítimas que reemplace en 2018 los actuales sistemas, y con la puesta en marcha de un proyecto de avión no tripulado de vigilancia.
  • Mejorar la interoperabilidad y la capacidad de trabajar conjuntamente, mediante el intercambio de oficiales y la mejora del funcionamiento del Colegio de Seguridad y Defensa de la UE

En cuanto a la definición de las capacidades militares, el primer jalón de su definición fue el denominado Headline Goal, el Objetivo Principal de Fuerza, aprobado en el Consejo Europeo de Helsinki en 1999, por el que la Unión se compromete a ser capaz de desplegar hasta 60.000 efectivos en 60 días y mantenerlos en un teatro de operaciones durante un año. El Consejo Europeo de Salónica declaró, en junio de 2003, formalmente alcanzado el objetivo y la plena capacidad operativa de la Fuerza de Reacción Rápida para toda la gama de misiones Petersberg. En un segundo documento de capacidades militares, adoptado en el Consejo Europeo de Bruselas de 2004, se incluyeron las agrupaciones tácticas, los «Battle Groups», una fuerza de reacción rápida para la Unión que debería estar en marcha en 2010 y  actualmente ya existen.

Más adelante, la Agencia Europea de Defensa (creada en 2004) publicó en octubre de 2006 la Visión a Largo Plazo (LongTerm Vision. LTV), un informe elaborado para servir de guía a los encargados del planeamiento de la defensa para desarrollar las capacidades militares que la PESD requerirá en un horizonte de 20 años, en un entorno cada vez más complejo y demandante. La LTV fue aprobada por los Ministros de Defensa de la UE en Levi, Finlandia, de 2007.

Basado en este documento, en Julio de 2008 los 26 estados miembros de la Agencia Europea de Defensa aprobaron el Plan de Desarrollo de Capacidades (Capability Development Plan. CDP), que define las necesidades y prioridades militares futuras de la PESD, y acordaron utilizarlo como guía de las futuras inversiones nacionales en equipos de defensa y para buscar oportunidades de colaboración.

En cuanto a las capacidades que los países deberían coordinar conforme a todo esto, a finales de 2008 se acordaron por los representantes de los ministerios de defensa de la UE, los calendarios y presupuestos para actuar sobre las doce siguientes:

  • Medidas para contrarrestar los sistemas portátiles de defensa aérea.
  • Operaciones informáticas.
  • Medidas antiminas en áreas del litoral marítimo.
  • Enfoque global e implicaciones militares.
  • Inteligencia militar humana y formación cultural y lingüística.
  • Inteligencia, vigilancia, adquisición de objetivos y reconocimiento.
  • Apoyo médico.
  • Defensa nuclear, biológica, química y radiológica.
  • Apoyo logístico a terceros.
  • Medidas para defensa contra material explosivo.
  • Incremento de la disponibilidades

A partir de entonces, los acuerdos supranacionales que vinculan las políticas de defensa de los estados europeos (y por tanto condicionan los presupuestos de defensa) se concretan en programas de trabajo anuales basados en la Estrategia Europea de Investigación y Desarrollo Tecnológico, la Estrategia Europea de Cooperación Armamentística y la Estrategia Europea sobre una Base Industrial y Tecnológica de la Defensa, todas ellas aprobadas por la Agencia Europea de Defensa a partir de 2008.

 

NOTAS:

[1] Cuadernos de Estrategia núm. 141  “La política europea de seguridad y defensa tras la entrada en vigor del tratado de Lisboa” pg. 76

[2] “Estrategia Europea de Seguridad: Una Europa Segura en un Mundo Mejor”, Bruselas, 12 de diciembre de 2003.

[3] Consejo de la Unión Europea, “Estrategia de la UE contra la proliferación de armas de destrucción masiva”, documento 15708/3, 10 de diciembre de 2003; Consejo de la Unión Europea, “Estrategia Contraterrorista de la Unión Europea”, documento 14469/4/05 rev 4, 30 de noviembre de 2005. etc.

 

Share

One comment

  1. […] la pasada campaña electoral para el parlamento europeo ya alertamos de la creciente militarización “soterrada” de la política europea y del papel que en la misma jugaban varias […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed