Las guerras son un gran negocio mundial: en 2011 reportaron una facturación de más de 465.000 millones de dólares

Hercules+C-130J

Fuente: El Blog Salmón

Refiere el blog salmón las cifras que el SIPRI ha dado sobre la venta de armas en el mundo, referidas a 2011, último año analizado por esta entidad.

Según tales datos, la guerra es un buen negocio. De hecho la facturación (y por tanto el gasto) en armamentos de las 100 primeras empresas de armas en el mundo en 2011 superó los 465.000 millones de euros, un 14% más que en el año anterior. Dice también el SIRPI que desde el año 2002 las ventas de armas de las 100 primeras empresas de la muerte en el mundo han aumentado un 60%.

Como se ve, mienten quienes nos dicen que el gasto militar disminuye y que los países, con la crisis, no invierten en militarismo.

Pero eso no es todo. Según el SIPRI las 10 primeras empresas en venta de armas del mundo acumulan más del 50% del total de venta de armas. ¿Por casualidad podemos preguntarnos de dónde son estas «principales» industrias de la muerte? La respuesta es sencilla: de EE.UU y de países de la UE, los principales enemigos de la paz mundial.

Veamos el triste ranking:

  1. Lockheed Martin (EE.UU), con una venta en 2011 de 33.270 millones de dólares y unos beneficios de 2.655.
  2. Boeing (EE.UU) con ventas de 31.830 millones de dólares y beneficios de 4.018 millones.
  3. BAE Systems (Reino Unido), con venta de 29,150 millones y beneficios de 2.349 millones.
  4. General Dynamics (EE.UU) con 23.760 millones de dólares de facturación y 2.526 de beneficios.
  5. Raytheon (EE.UU) con 22.470 millones de negocio y 1.896 de beneficio.
  6. Northgroup (EE.UU) con 21.390 millones de negocio y 2.118 de benficio.
  7. EADS (Alemania, Francia y España) con 16.390 millones de dólares de negocio y 1.442 de beneficio.
  8. Finmeccanica (Italia) con 14.560 millones de dólares de negocio y 902 de beneficio.
  9. L3 Communications (EE.UU) con 12.520 millones de negocio y 956 de beneficio.
  10. Unted Technologies (EE.UU) con 11.640 millones de negocio y 5.347 de beneficio.

Nos dice el SIRPI que ningún sector industrial en el mundo ha crecido tanto como este. Seguro que sale algún remilgado diciéndonos que hay sectores mucho más ricos y que el gasto en armas es de mindundis, pero el SIPRI dice lo que dice y parece que la codicia de las empresas busca negocio en este indecente sector de muerte.

Podríamos hacernos preguntas más inquietantes (de hecho las hacemos pero dada la opacidad del sistema armamentista las respuestas que podemos dar son demasiado vagas como para darlas en este momento) como, por ejemplo, quién financia la producción de estas empresas, quién está en sus accionariados o en sus consejos y órganos directivos, cuántos políticos, incluidos presidentes de gobierno y ministros variopintos, se dedican a ayudar a estos sectores, cuántos sedicentes representantes de la ciudadanía y cargos públicos tienen fondos y participaciones en fondos de inversión que entran en el negocio de la venta de armas, cuántos periodistas adocenados cobran de estos engendros, cuánto condicionan la investigación científica y tecnológica y en detrimento de qué sectores, o qué relación hay entre la venta de armas a países y el aumento o cronificación de la conflictividad violenta.

Nos daríamos un escandaloso sorpresón, menor probablemente del que nos daríamos si al mirar en el espejo de nuestros propios comportamientos y modos de vida descubriéramos que en realidad también nosotros sostenemos estas industrias, ya sea manteniendo ahorros o nóminas en los bancos financieros de las mismas, ya apoyando determinadas empresas, ya votando a políticos y opciones netamente favorables al desarrollo de la industria militar, ya omitiendo la responsabilidad de luchar por la abolición de la producción armamentista.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed