Se acaba con otro ejemplo de despilfarro militar: el Hospital de San Fernando será de uso civil

Don%27t+Listen+to+Signs

Fuente: La voz digital

En San Fernando (Cádiz), que cuenta en la actualidad con una población de casi 100.000 habitantes, ha existido una reivindicación histórica de sanidad: que el hospital militar de San Carlos pase a manos civiles para atender a las necesidades de la población.

Actualmente, la ciudad de San Fernando cuenta con un Centro de Salud (San Fernando Este) y un Consultorio (San Fernando Este II), ambos pertenecientes al Servicio Andaluz de Salud.  Por lo tanto, no tiene hospital propio y para recibir sus tratamientos tienen que desplazarse a los de Cádiz o Puerto Real, que ahora verán a su vez descongestionados sus servicios.

Y hasta ahora los militares de la zona eran unos privilegiados porque también contaban con una planta del hospital para su atención (las demás estaban vacías, infrautilizadas, por tanto, porque no las necesitaban los militares).

El pasado marzo el ministro de Defensa, Pedro Morenés, explicaba en el Senado que su departamento ofrecía a la Junta transmitir gratuitamente la propiedad del inmueble para que el Servicio Andaluz de Salud ejerciera «la total responsabilidad» de su gestión.

Según informa La Vanguardia:

Ahora parece que se va a atender esta exigencia y que se van a iniciar los protocolos de transferencia desde el ejército a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, aunque, según la plataforma que ha llevado adelante esta reivindicación desde hace más de diez años y de la Federación de Vecinos, aún queda mucho por hacer para que esto se materialice y satisfaga las necesidades sociales de San Fernando.

Como nos extrañaba tanta generosidad de Defensa, hemos seguido leyendo la noticia y

La cesión se produce porque el Hospital Militar de San Carlos ya no es necesario para las Fuerzas Armadas, tiene índices de ocupación «muy bajos», con sólo dos plantas en servicio, y supone un gasto para Defensa «muy elevado», según explicó en su día Morenés.

Es decir, parece que los  militares lo que buscan es ahorrarse el gasto que les suponía tener un hospital infrautilizado.

En sus presupuestos para este año, la Junta de Andalucía ha reservado 11,6 millones de euros para este nuevo hospital que ahora formará parte de su sistema de salud.

Los vecinos, por lo que se ve, no las tienen todas consigo y no se fían mucho de los actos oficiales de besamanos y fotos que políticos de una y otra parte se hacen al respecto. Por eso aprovecharon los actos y celebraciones de la firma del protocolo de intenciones que ha llevado a cabo la Subsecretaria de Defensa y la Consejera de Salud de la Junta andaluza para concentrarse y demostrar que siguen allí y en lucha.

El propio Alcalde de San Fernando insinuó lo tortuoso del camino por recorrer para hacer realidad la transferencia de la sanidad de este hospital al pueblo de San Fernando:

El hospital de San Carlos está llamado a servir a la ciudadanía de La Isla, pero también de toda la Bahía. Es necesario continuar pidiendo los servicios propios de un centro asistencial de esta envergadura, porque recordamos que ya tenemos el edificio pero ahora queremos que tenga todos los servicios propios de un hospital

Por otra parte, se desconocen las claves del protocolo: ¿Ceden el edificio mondo y lirondo o con equipamiento e infraestructuras sanitarias?, ¿Es gratis, como se anuncia o le va a costar algo a la gente?, ¿hay que pagar o dar algo a cambio al ejército por esta transferencia, como por ejemplo terrenos? ¿El personal de que contaba el centro militar va a ser personal estatutario al servicio de la sanidad civil o se va con los militares?, ¿Se va a dotar suficientemente a las instalaciones para que sirvan al fin de la sanidad de la población de la Bahía?

Y mucho más: ¿Cómo es posible que un hospital de 12 plantas como este haya permanecido tanto tiempo insolidariamente en las condiciones en que se encuentra?  Este es otro ejemplo clarísimo de despilfarro militar.  Efectivamente, durante todos estos años un hospital de doce plantas pagado con los impuestos de todos nosotros ha estado vacío y sin prestar servicio a nadie, fuera de los militares, que únicamente han tenido abierta una planta (porque no necesitaban más).

Seguro que este nuevo ejemplo de despilfarro y de prebendismo militar nadie lo explica y nadie responde de él.  Y seguro que tampoco conseguimos tener acceso a los acuerdos firmados para saber  a qué precio, si es que lo ha habido, se ha conseguido esta cesión.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed