El tirón de las exportaciones de la «marca España» es sobre todo el tirón de la exportación de armas

Old+times

Fuente: El País

Queremos desenmascarar otra de las falacias del gobierno español. Ahora se trata del rollo que nos vienen contando del «buen comportamiento» de las exportaciones españolas gracias a la brillante política de desregulación laboral.

En un reciente documento de la Secretaría de Estado de Comercio, llamado «Exportaciones españolas de Material de Defensa, de Otro Material y de Productos y Tecnologías de Doble Uso en el primer semestre de 2013» se nos desvela una de las principales claves del expectacular incremento de las exportaciones españolas. ¿Qué es lo que exportamos tan bien como dicen?

El informe destaca que mientras las exportaciones en general aumentaron cerca de un 8% sobre el semestre anterior, las que realmente han aumentado brutalmente son las exportaciones de armas, concretamente un 194% respecto del trimestre anterior y la subida más elevada de toda la serie histórica de registros de exportaciones.

Lo que vendemos, al parecer, al exterior son armas que valen para la represión y la guerra. Concretamente en el primer semestre de 2013, 1.821 millones de euros de ventas.

Pero tan elocuente como el qué es el a quién. Y aquí las vergüenzas deben llevarnos más allá del bochorno y el escándalo y deberían implicar rectificaciones de nuestros políticos.

Entre nuestros principales clientes se encuentran grandes regímenes tiránicos como  Emiratos Árabes Unidos (426,7 millones de euros), Arabia Saudí (359 millones) y la muy militarizada Colombia. Además hemos vendido material militar al ejército de Egipto en los meses previos al golpe de estado dado por éste (1,8 millones de euros) amén de hacerle una donación a coste cero de cartuchos de gases lacrimógenos y de haberse saltado el embargo de armas impuesto internacionalmente. También hemos vendido amras con el subterfugio de «armas de caza» (que luego no resultan tales y acaban en el tráfico internacional de armas) a Guinea Bissau, material de «doble uso» a Irán.

Al parecer una bicoca.

Tal vez nuestros políticos pretendan sacarnos de la crisis por la vía de rearmar a los estados canallas del globo para que se monte la marimorena (y poder seguir vendiéndoles armas, claro está), pero que esto sea un éxito de la economía nos parece, cuando poco, de una torpeza monumental:

1) El sector militar es de los que menos retornos  produce al desarrollo de la sociedad

2) De los que más beneficios producen a los empresarios pero menos trabajo genera

3) De los más insostenibles desde el punto de vista ecológico, ético y social

4) De los más subvencionados (en perjuicio de otros sectores) y más ineficientes e insostenibles desde el punto de vista económico

5) De los más peligrosos para la población

6) De los más nefastos porque potencian la generación o el estallido de conflictos militares

7) De los más inmorales.

En realidad nadie debería alegrarse de que la «marca España» sea conocida internacionalmente porque expulsa a sus generaciones mejor formadas y vende armas al mundo entero al mismo ritmo que otros le venden ciencia, tecnología o desarrollo sostenible.

Eso sí, unos cuantos se están forrando.

Share

One comment

  1. Undiadeabril dice:

    Estimados compañeros,

    Que defendamos unas ideas no siginifica que tengamos derecho a plegar la realidad ante ellas. Son las ideas las que deben plegarse a la realidad. Decir que el tirón de las exportaciones es sobre todo el tirón de las exportaciones de armas es sencillamente mentira, pero, además, una mentira muy grande. Y, para ello, datos objetivos: las exportaciones han pasado a representar aproximadamente un 33% del PIB. Por tanto, más o menos, unos 330.000 millones de euros. Aunue la venta de armas supusiese el ingreso de 4.000 millones anuales (y en 2013 será algo menos), como podréis comprobar, no representa sino un porcentaje ridículo (aunque bien triste, sin duda) respecto a las exportaciones totales.

    Que las exportaciones de armas hayan crecido un 200%, no significa ni remotamente que exportemos muchas armas. Si yo invierto 5 euros, y obtengo una rentabilidad del 300%, tan sólo habré conseguido tener 30 euros. El aumento ha sido espectacular, pero la cantidad de dinero es ridícula. A buen entendedor…

    Insisto en la idea de que nuestras ideas, por buenas y justas que sean, no justifican ni justificarán jamás la manipulación de la realidad, hecha a sabiendas o bien por ignorancia, no importa. Juguemos limpio, ya que otros no lo hacen. Ante todo, la verdad. Y conste, repito, que me parece asqueroso el negocio de las armas.

    Saludos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed