Nueva estrategia para ocultar el Gasto Militar de los Presupuestos del Estado: las partidas plurianuales

SE+VAIS+A+COMER+UNA+MIERDA+LOS+DE+INTERNET

Fuente:  Infodefensa.

Tradicionalmente, el Ministerio de Defensa escoge los meses próximos a las vacaciones de verano y navidad para «apalabrar» partidas de gasto convenientemente no publicitadas y para ensanchar el gasto militar sin que nadie se de cuenta.

En el último consejo de ministros previo al «puente» de Diciembre, Morenés ha obtenido diversos compromisos de gasto destinados a comprar armamento innecesario y que, como es de suponer, no entran en las cifras consignadas en los presupuestos generales del estado:

  • 95 millones de euros para la adquisición de nuevos helicópteros EC-135 y sistemas relacionados con el mantenimiento de los modelos NH-90 y HA-28 «Tigre» HAD-E
  • Otros 33’7 millones de euros para para el suministro de un sistema automático de mantenimiento estándar (banco SAME) y de conjuntos de programas de pruebas (TPS) para el diagnóstico de averías y reparación de distintos equipos de los helicópteros NH-90. Esta cantidad se diferirá en siete pagos: uno en 2014, otro en 2015 y así sucesivamente hasta 2020 (con lo que ya tenemos comprometido presupuesto militar de nuevo hasta 2020).
  • Además ha conseguido una «reestructuración» de pagos del helicóptero HA-28 Tigre, cuya dotación para 2013 es de 95,5 millones de euros y que ahora, además, costará otros 11,85 millones, de los que pagarán en 2014, 1,725 millones; en 2015, 1,725 millones; en 2016, 1,7 millones; en 2017, 1,7 millones; en 2018, 2,5 millones y en 2019, 2,5 millones.Eso no es todo, porque este último programa ya tenía otros compromisos de pago adquiridos antes y a liquidar en 2014 y 2015, por importes de   20.084.736,52 euros y 3.708.765,21 euros, respectivamente (importes que, por cierto, tampoco computan en los presupuestos generales del estado por su «carácter de gastos plurianuales) y que hacen que la broma final durante 2014 y 2015 sea respectivamente de 21.809.736,52 euros en 2014 y de 5.433.765,21 euros en 2015.

La suma de todos estos suplementos de gasto supondrá en realidad otros 152,48 millones de euros a diferir en diversas anualidades y que no aparecen contabilizados en los presupuestos generales ni aparecen imputados como gasto militar.

En lo que concierne concretamente al Gasto Militar de 2014, habría que sumarle 26 millones más de los helicópteros NH-90, 4’8 millones para el SAMET y 1’725 millones de € para los HA-28 Tigre, es decir, un total de 32’525 millones de €.  Es decir, los 27.345’98 millones de € se convertirían en 27.378’5 millones de €

El truquito de los compromisos plurianuales permite a Defensa:

  1. Ocultar gasto militar
  2. Evitar su contabilización y no incluir estos gastos en los presupuestos generales
  3. Comprometer políticas de adquisición de armas a largo plazo y por encima de una o dos legislaturas.
  4. Condicionar la política de defensa a la adquisición de armamentos
  5. Conseguir recursos donde los demás tienen recortes

Además de ello, parece una verdadera burla que Morenés haga esta jugada justo después de aprobarse los presupuestos generales en el Congreso. ¿No da a entender que se pasa a sus señorías (a pesar del nefasto papel que estos cumplen al servicio de los intereses de unos pocos) por donde le parece?

Podemos preguntarnos cómo es que no hay dinero para las prestaciones de la ley de dependencia, o para políticas activas de empleo, pongamos por caso, pero sí se pueden comprometer más de 152 millones de euros para comprar armamento innecesario, pero la respuesta es tan obvia que resulta ingenuo.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed