¿Pero es cierto que Aznar entró en el lobby de venta de armas?

%C2%BFAna+de+alcaldesa%3F+%3E.%3C

Fuente: El Plural

Dicen las malas lenguas que JM Aznar, ex-presidente del gobierno de la cosa ya archivado en el baúl de los malos ratos, usó sus influencias durante su tiempo de jarrón chino post-salida del gobierno haciendo de abrepuertas y conseguidor de contratos para la venta de armas a Libia, Venezuela,Argelia, Estados Unidos y otros países del eje del mal.

¿Es creíble tal noticia o un infundio, como dice el aludido? ¿Viendo su trayectoria personal, no exenta de bondades sin fin y muy bien loadas por él mismo en un libro de reciente publicación y prosa aburrida y funcionarial (no en vano este señor antes de político fue funcionario de la muy burocrática inspección de algo), alguien puede ver a este señor tan apuesto vendiendo armas como si fuera un carnicero (metafóricamente hablando) para hacerse un capitalito? ¿Alguien puede pensar que Don Josemaría estaba tan necesitado o aburrido, o que no tenía otra cosa mejor que hacer, que comprometer su brillante hoja de servicios histórica (acuérdense de lo mucho que le queríamos todos) para perder su bien cacareado (por sus panegiristas del PP) puesto de «presidente de gobierno mejor de la democracia»? ¿Alguien piensa que un individuo tan comedido puede arriesgar su vanidad y su fama por unas armas vendidas en secreto a quien ha estado denostando en público años? ¿No ven en las explicaciones del mundo que ofrece el tal Don Aznar , un hombre tan recto, que no puede ir por ahí vendiendo armas como un matarife, y menos a los malos malotes, cuando lo que está en juego, según él mismo dice, es la conspiración mundial contra occidente y la lucha sin cuartel del bien contra el mal?, ¿No les parece que un señor de ética intachable no puede dedicarse a un negocio de ética tan tachada?, ¿No ven que defraudaría a las viejecitas esas a las que iba dando la mano en campaña?, ¿No se dan cuenta de que un tipo como este no puede vender nada más que humo y cuentos de miedo?

De modo que, amén de para evitarnos una denuncia del Aznarato, ponemos en duda su papel (o papelón) en la venta de armas. Que un señor, en su etapa presidencial, se dedique a visitar países a troche y moche para venderles armas en nombre del Estado, es una especie de secreto a voces que forma parte de nuestra tradición más cutre y en el que la prensa no se cansa de loar viajes de nuestros gobernantes desde FG (por no nombrarlo con su nombre entero) hasta MR (al que no nombramos por su acerada fama de gafe), pero que ese señor «ex» use su agenda para hacer lo mismo para un particular… Nos parece el colmo del morro.

Dicen que los contratos de venta de armas que le atribuyen, los conseguía JM para la empresa EINSA, una empresa de armas española (no olvidemos que somos la séptima potencia exportadora de armas en el mundo con más de 500 empresas dedicadas a este mal negocio), de la cual fue en su día alto cargo Blesa, un amiguito del alma de Aznar, el cual llegó a dirigir Caja Madrid (por cierto, uno de los bancos que más ayudaron con créditos a las empresas militares) en tiempos de Aznar en la presidencia de Gobierno, y que todo el tema está documentado en unos correos electrónicos que descubrió un juez al que acaban de descrestar por investigar a Blesa.

Nuevamente permitan que pongamos en duda preventiva (sobre todo por si nos querellan por afirmaciones de este tipo) todo esto. ¿Sería pensable de un país que aspira a la justicia y al derecho descrestar jueces por investigar malas prácticas del poder? ¿No es eso pasarse le derecho por salva sea la parte? ¿Lo llaman democracia y no lo es?

En fin, que ya sin rechufla, parece que la práctica de vender armas ocupa a nuestras élites como una de sus ocupaciones lucrativas más elocuentes y permanentes. El puertagiratorismo entre el poder y la venta de armas es apabullante, escandaloso e inmoral, pero parece que a ellos no les importa un pimiento y a los medios de comunicación dóciles menos aún. Y esto tanto con los del PP como con los del PSOE. Total, se atreven a decir, si no las vendemos nosotros las venderán otros.

Una investigación sobre quiénes (personas, bancos, etc.) tienen el accionariado o dirigen empresas de armas, quiénes las financian, quiénes invierten fondos en ellas, quiénes hacen de intermediarios en sus contratos, quiénes aportan sus contactos, etc. nos daría una muy pobre imagen de esa oligarquía corrupta que se arroga el derecho a «liderarnos» y «dirigirnos», como si fuéramos borregos.

En realidad a gente de esta calaña no nos la merecemos y no la deberíamos dejar campar a sus anchas.

 

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed