El inhumano trato del ejército israelí a los niños palestinos.

Hijas+de+Bel%C3%A9n

Fuente: Público.

La guerra emprendida por Israel contra los palestinos es inhumana y atroz. Tal vez merezca otros calificativos peores, lo cual resulta chocante en un pueblo que sufrió a lo largo de la historia tremendas atrocidades que, como quien no quiere la cosa, ahora aplica a los demás.

El caso que nos ocupa ahora es que en esta guerra emprendida por Israel contra los palestinos a los que despojaron de sus tierras y derechos, también son objetivo militar los niños; los niños palestinos se entiende, a los que aplican detenciones arbitrarias, interrogatorios, torturas, encarcelamientos… Todo un repertorio de actividades que atentan contra la Convención Internacional de los Derechos del Niño y que Israel no tiene a bien aplicar en estos casos. Eso sí, a pesar de estas y otras actividades de verdadero terrorismo de estado, Israel es una democracia aceptable para el resto de las democracias al uso, lo cual habla muy mal de Israel y mucho peor de las democracias al uso.

Según denuncia la cineasta Raquel Castells, directora de la película » a tiro de piedra de la cárcel»  sólo en septiembre Israel detuvo 179 niños palestinos, casi 30 de entre 12 y 15 años.

Dice el niño Rami ISmael Abu Haniyhé, que está en Madrid para la promoción de la película, respecto de los niños maltratados por el ejército israelí, que

«La mayoría suele dejar el colegio. Se quedan en casa o están todo el día por la calle. La cárcel les ha creado un trauma, tal frustración que cuando ven un jeep vuelven a tirarle piedras. Piensan que su vida está destrozada. Ellos quieren que los niños palestinos no tengan cultura

Añade la cineasta que

En los últimos once años, han sido 7.500, muchos de ellos de doce años. Eso quiere decir que entre 500 y 700 menores son detenidos cada año, unos dos niños por día. Muchas veces lo hacen en manifestaciones públicas, pero no es extraño que lleguen los soldados israelíes de madrugada, tiren abajo la puerta de una casa, entren en las habitaciones y detengan a los menores.

Es decir, es una práctica generalizada y de guerra, lo que en derecho internacional llamaríamos un crimen contra la humanidad. Pero como el criminal tiene- amén de la bendición de su Dios y de la ideología sionista que mantiene- la de los intereses creados, Israel no entra en la nómina de los estados canallas a los que habría que obligar a cambiar sus prácticas.

Sigue diciendo la cineasta

«Generalmente les aíslan. Les torturan, les impiden dormir en un par de días y después les obligan a firmar confesiones, muchas veces falsas. También abusan de ellos. Una vez al año, cuando los chavales acuden a su examen de selectividad, el que les permite acceder a la Universidad, el Ejército de Israel organiza redadas contra ellos. Les detiene y, así, les impide que estudien.

Con razón hay algunos ministros y responsables políticos de Israel, acusados internacionalmente por crímenes de guerra, que no pueden ir por las buenas a un país decente.

Claro que esto no vale para España, donde nuestro peculiar Ministro de Defensa ha autorizado la estancia de varios sujetos indeseables, como es el caso de Abi Ditcher,  exministro de defensa e invitado de honor de Morenés, o el de Dan Meridor, también buscado por graves delitos y también invitado y protegido por el Ministerio de Defensa español.

 

 

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed