España inicia su particular ciberguerra para recuperar Gibraltar

San+Roque+%28al+fondo%2C+Gibraltar%29

Fuente: El Plural.

En varias entradas de este blog hemos alertado de la pasta que el Estado quería poner, con la connivencia de las industrias militares, para la famosa “ciberguerra”, una nueva justificación del gasto militar ante, se dice, los nuevos peligros que nos acechan.

Lo que no sabíamos es que teníamos una ciberguerra en ciernes y que nuestro Ministerio de Defensa había cursado ya órdenes para el inicio de las hostilidades, de cara a recuperar GIBRALTA ESPAÑÓ.

Y la cosa es que, según parece, Pedro Morenés, dispuesto a pasar a la historia del Ministerio de Defensa no sólo por los cuantiosos contratos y facilidades que está dando a las industrias militares, cursó las órdenes precisas para nuestro primer ciberataque de envergadura, poniendo a miles de soldaditos a sabotear los ordenadores del rotativo inglés The Telegraph, para que la encuesta digital emprendida por éstos (con evidentes malas intenciones sobre el estatus de Gibraltar) resultara favorable a los intereses de los voceros de la integridad territorial española y en contra de la autonomía del Peñón, cuyos incautos habitantes, al parecer, no quieren ni oír hablar de la integración en la Madre Patria.

Se supone que la ciberacción de liberación de Gibraltar debería haber mostrado que la preferencia mundial es que “Gibraltá sea Españó”, inicio de la recuperación de la colonia y preludio del discurso heroico de Morenés, una vez alcanzados los últimos objetivos militares, al estilo del del actual embajador español en Inglaterra cuando, dirigiendo también el Ministerio de Defensa, proclamó la recuperación de la Isla de Perejil.

Pero el pucherazo debió ser burdo, como suele ocurrir con los sucesivos pucherazos practicados en esta pequeña parte del imperio, y se descubrió el pastel, con lo que la ciberacción ha quedado reducida a cutre-acción o, como mucho, puchero-acción. Y al parecer esto no ha gustado a los británicos, que participan de un sistema electoral menos proclive a la trampa y el amaño y no entienden estos usos carpetovetónicos.

A nosotros nos sigue picando la pregunta que nadie se pregunta: ¿Para qué diablos queremos este rollo de la ciberdefensa, si al fin y al cabo nos defiende tan poco y tan mal de todo aquello que como pueblo estimamos de interés y de valor (léase derechos, justicia social, sanidad, educación, ética, democracia, etc.) como la defensa de siempre y más bien parece que más que defendernos nos impone y nos somete a los dictados de la parte menos ejemplar de nuestra sociedad?

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed