No a los drones militares

Fuente:  El País.

Cualquier tecnología puede ser bien y mal utilizada.  También los drones.  Suele ocurrir que cualquier tecnología que lleva el apelativo de militar acaba causando muertes, injusticias y provocando más violencia.

Los gobiernos, en definitiva no quieren hacer nada contra la violencia que significan los drones.  Pakistán protesta ante la ONU, que no le hará ni caso.  Más le valdría protestar ante los ciudadanos de los países que fabrican y usan drones militares.  Debemos tomar este tema en nuestras manos y comprender que esos cientos o miles de muertes también se hacen con nuestros impuestos.

Las autoridades de Pakistán han denunciado al relator especial de la ONU en Derechos Humanos, Ben Emmerson, la muerte de 2.200 personas en la última década por aviones no tripulados (drones) en el país. De entre ellas, al menos 400 eran civiles, según las autoridades pakistaníes. Además,el informe entregado este viernes a la Asamblea General de Naciones Unidas eleva a 600 las personas que han resultado gravemente heridas desde 2004.

De entre las víctimas, «al menos 400 son civiles que han sido asesinados como resultado de ataques de aviones a control remoto». «200 más, son también consideradas como probables no combatientes».  Los drones han actuado principalmente en las áreas tribales del noroeste del país, fronterizas con Afganistán, con un total de 330 ataques desde 2004.

La noticia nos dice que EE.UU. carece de permiso oficial para hacer estos ataques.  ¿Quién lo debería dar, las autoridades de Pakistán?  Menos mal que EE.UU. es un país amigo y que el gobierno pakistaní vela por su pueblo.  Otro ejemplo más de intervencionismo yanki, de falta de respeto a los derechos humanos, de terrorismo de estado.

En cuanto a las víctimas:  ¿Eran culpables?  ¿Fueron sometidos a un juicio justo?  ¿Tuvieron la oportunidad de defenderse?

Muchos, simplemente, pasaban por ahí y ahora son víctimas colaterales.

La guerra sólo conoce la ley de la selva, del más fuerte.  Por ello genera odios irreconciliables.

La única solución es acabar con la investigación militar en el uso de los drones, con su prohibición para uso militar.  No estaría mal que lo hiciese el Nobel de la Paz más falso de este milenio.

Por otro lado, los drones están demostrando que un ejército numeroso no vale para nada, entonces, ¿qué hacemos con tantos soldados, mantener votos cautivos?

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed