Nuestro concepto de patria

Nada menos que Agustín Muñoz Grandes, teniente general del Ejército de Tierra, escribe sobre su concepto de patria.

Y ahora que se acerca ese día de la fiesta nacional de España, que se han apropiado los militares con sus fastos, no nos resistimos a hablar de la patria.

Nos negamos a entrar en debate con las ideas de Muñoz Grandes.  Somos mundos distintos y distantes.  Él participa del paradigma de dominación-violencia, en el que los conflictos se abordan militarmente y sus guerras producen nuevos conflictos que se vuelven a abordar con violencia, para beneficio de la industria militar y del modo de vida de los militares con sus prebendas y privilegios;  nosotros participamos de una visión y paradigma alternativos, la cooperación-noviolencia, en el que los conflictos se han de abordar desde sus causas directas, pero también estructurales y culturales, modificando políticas y estructuras políticas y económicas de fondo para transformar desde la raíz una sociedad y unas relaciones internacionales que son profundamente injustas.

Queremos desarrollar, un poco, nuestro concepto de patria.

Es una patria sin banderas, ni fronteras, ni nacionalismos, sin territorios sagradosos y, por su puesto sin militares que se apoderan del derecho a defenderla.  Tampoco es una patria con fastos militares, con desfiles y gastos superfluos.  La nuestra es una patria de civiles y no de militares o de guardia civiles que son militares disfrazados.

Es una patria solidaria: con los que menos tienen, con los sin voz, con los oprimidos, indistintamente de que éstos residan en un lulgar u otro del planeta.  Es una patria que no se mueve por intervenciones militares en el extranjero sino que se basa en la solidaridad y en la cooperación internacional exenta de autobeneficios y que promueve el desarrollo humano y la consecución de los objetivos del milenio.

La nuestra no es una patria que dilapida recursos y que produce recursos que impactan en el medio ambiente mediante las industrias militares, la producción de armas y la exportación de guerras.  La nuestra es una patria respetuosa con el medio ambiente, que tiene como objetivo la defensa del medio ambiente.

La nuestra es una patria basada en los movimientos de base, en la autoorganización, en las organizaciones no gubernamentales, en todos aquellos agentes sociales que hacen que la democracia sea participativa y no delegativa.

Como se ve, la nuestra es una patria de dudas y de debates, de construcción y no de destrucción.

Podemos identificarnos más con la canción de Chicho Sánchez Ferlosio y su idea de patria que con la idea de los militares.

¿Tenemos derecho a proclamar otro concepto de patria?  O es que sólo existe uno y es sacrosanto, inmutable, y todopoderoso.

No lo sabemos, nadie nos responde. Y por ello queremos dejar claro que su patria no es la nuestra y que su patria no nos incluye sino que nos agrede.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed