Cuando seguridad se confunde con defensa militar

Los+acosaron

Fuente: Ministerio del Interior

Es habitual que los militaristas oficiales u oficiosos nos critiquen por incluir a la Guardia Civil y al Ministerio del Interior en el aparato de militarización social y en el gasto militar: Ignorantes -dicen- ¿no sabéis que la guardia civil es una policía y no el ejército?¿No sabéis que pertenecen al Ministerio del Interior y no al de Defensa?¿Cómo os atrevéis a decir que la policía y el aparato de interior es militarismo?.

¿Tienen razón?

Aunque hemos explicado muchas veces que la inclusión de la guardia civil en el ejército viene dada tanto por su propia normativa, como por el criterio que utiliza la OTAN para describir lo que entiende por fuerzas militares y gasto militar, vamos a exponer otro argumento más. Esta vez lo tomamos del propio Ministerio del Interior.

La Unión Europea tiene un proyecto de vigilancia de fronteras (una labor netamente militar y encuadrada en los tradicionales cometidos de la defensa militar) que se llama PROYECTO PERSEUS ((Protection of European BoRders and Seas through the IntElligent Use of Surveillance).

El proyecto Perseus es un proyecto que quiere coordinar capacidades conjuntas de los estados de la UE para la vigilancia de las fronteras marítimas externas de la UE. Pretende una vigilancia de fronteras con las tecnologías de guerra inteligente (aviones no tripulados, rádares militares, etc) al servicio de la poco noble causa de convertir la opulenta Europa en una fortaleza exclusiva y cerrada al empobrecido Sur.

En el caso español, PERSEUS se va a encomendar a la tecnología de INDRA (empresa militar donde las haya) y a la fuerza de la Guardia Civil, que pasa a demostrar (si aún no lo había demostrado) no sólo que es un cuerpo militar por su estructura, disciplina, organización y mentalidad, sino también por sus misiones y funciones.

En el acto de autobombo del Ministro del Interior anunciando la misión de la Guardia Civil en este proyecto (y de paso desvelando la implicación militar del Ministerio del Interior), Don Jorge (que es como se llama el ministro) ha lanzado algunas perlas que no dejan lugar a dudas:

 la vigilancia y protección de las fronteras y los espacios marítimos es de vital importancia para garantizar la seguridad

Y

la experiencia ha demostrado que es necesario afrontar los riesgos y amenazas desde un enfoque integral que potencie una actuación coordinada y cooperativa de Estados, organismos y agencias

Es decir: amenazas, riesgos (términos militares que aparecen en todos los documentos de doctrina militar española, incluidas las directivas de defensa nacional), enfoque integral, actuación coordinada de Estados, organismos, agencias,… Todo pura palabrería militar.

Pero no acaba ahí la cosa. El Ministro añade que

“con herramientas como PERSEUS, nuestros cuerpos de seguridad podrán disponer de la información que les permita, en cada momento, adoptar la respuesta más adecuada, valorando la naturaleza de la situación y el riesgo o la amenaza que se trate

De ahí que la Guardia Civil haya puesto en práctica el primer operativo (todavía experimental) en su nueva misión. Se realiza en el mar de Alborán y lo llevan a cabo «unidades marítimas y aéreas». Nada menos.

Nos podemos preguntar ¿Y quién se supone que «amenaza» el espacio marítimo, bla, bla, bla? El propio ministro nos da la respuesta, una respuesta facha, como no podía ser menos, que muestra que lo que «ELLOS» (nuestros políticos extractivos, las élites de poder, sus aparatos de perpetuación, los ejércitos que les defienden) quieren defender no tiene mucho que ver con lo que «NOSOTROS» aspiramos a defender, y que sus enemigos no son nuestros enemigos (en realidad parece que «sus» amigos son nuestros «enemigos»). Veamos lo que dice el Ministro de la cosa

la Guardia Civil proyecta seguridad pública en el mar territorial, realizando para ello un destacado esfuerzo de control y vigilancia de nuestras fronteras en su lucha contra la inmigración irregular y los tráficos ilícitos por vía marítima,

Osea, que el problema son los inmigrantes «irregulares» que huyen del desastre que, entre otros, hemos provocado nosotros y vienen en busca de seguridad y de mejorar su condición personal.

Y, veamos, al servicio de tan innoble fin, se dispone de un enorme dispositivo militar que permitirá que

Con la información obtenida por el SIVE y los sensores que portan las distintas unidades y plataformas aéreas y navales, se consigue controlar zonas de alta mar a las que no llegan los sistemas de vigilancia costera. En el marco de las pruebas que se están llevando a cabo despegará por primera vez un avión no tripulado desde un aeropuerto civil, el de Almería.

Los nuevos dispositivos que se establezcan con este proyecto facilitarán la interceptación de embarcaciones de tamaño reducido, intensificando de esta forma el control del tráfico ilegal de personas y drogas, y aumentando la capacidad para realizar rescates con una mayor prontitud y efectividad.

¿NO es suficientemente elocuente lo que hace la guardia civil y el Ministerio del Interior para considerarlos parte del aparato de defensa militar que nos impone un estatu quo injusto?

Pues eso.

Share

One comment

  1. […] Aquí también se han puesto en marcha programas de control militar de las fronteras (Frontex, Proyecto Perseus) y se ha ampliado la vigilancia militar de éstas mediante el uso de drones hasta las […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed