Nueva empresa militar del Estado: Indra se estataliza al 20’1 %

Fuente:  El País y SEPI.

La noticia que os proponemos hoy tiene muchos frentes de análisis.

1.-  Las empresas se privatizan, pero luego se pueden estatalizar nuevamente, cuando conviene. 

Es el caso de Indra

Las privatizaciones también tiene marcha atrás, al menos parcialmente. Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia, ha vendido la totalidad de su participación en Indra, que ascendía al 20,14%, al Estado, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Se da la circunstancia de que la SEPI fue en la década de los 90 el máximo accionista de Indra, cuya privatización total se completó en 1999 con la salida a Bolsa del 66% de su capital.

La operación se ha realizado por 337 millones de euros y permite al grupo BFA-Bankia obtener unas plusvalías netas de unos 43 millones de euros. La venta de algo más de 33 millones de acciones de Indra se ha realizado a un precio de 10,194 euros por título, que implica una rebaja del 2,45% respecto a la cotización de cierre de hoy  en Bolsa de la compañía tecnológica.

La sociedad estatal ha justificado la operación para “preservar la estabilidad accionarial en una compañía que constituye uno de los pilares de nuestra base tecnológica y nuestra presencia internacional”

Parece que la cuestión de estatalizar o privatizar una empresa no es un dogma inamovible para el Partido Popular, sino que es algo que depende de las circunstancia del mercado, de su necesidad de recursos y del instinto por los pelotazos para propios o amiguetes.

Parece ser que el procedimiento de venta de Indra ha sido, por lo menos peculiar, si nos atenemos a lo que la sección de CGT de Indra comentaba previamente a la venta de acciones:

Reciente, están apareciendo en los medios reseñas sobre la venta de empresas participadas impuestas por la Troika (BCE, FMI, CE) a BANKIA, antes del final de 2014, como consecuencia del rescate bancario, del que BANKIA ha recibido 22.000 millones de euros.  Las condiciones impuestas para esta venta son:  que se vendan al mejor postor, que no se hagan consideraciones respecto a la posición estratégica (ni siquiera en Defensa) y que el gobierno español no intervenga ni busque compradores específicos.  En consecuencia, Bankia ha encargado a ROTHSCHILD la venta de su cartera de participadas (IBERDROLA, MAPFRE, IAG e INDRA).  Ya se han vendido otras participadas y no todas la ventas están generando plusvalías;  lo que viene a ser hacer un pan con unas tortas

Según elboletin.com, preocupaba la necesidad desinversora de las Cajas intervenidas.  Ello ha forzado la venta de sus acciones.

Por otro lado, parece que Bankia se beneficia, claramente, con una plusvalía de 43 millones de euros, lo que le viene muy bien ante sus poco saneadas cuentas.  Arreglar el agujero de Bankia es un proyecto a largo plazo:

De Guindos ha recordado que este proceso de desinversión, que también deben cumplir las otras dos entidades nacionalizadas, debe continuar durante los próximos cinco años y que se buscará «el mejor momento para ir desprendiéndose de esas participaciones». «Las entidades nacionalizadas se tienen que centrar en el negocio estrictamente bancario. Y ese negocio bancario es dar créditos a pymes, a familias e incluso no meterse en ningún tipo de préstamo de crédito promotor (inmobiliario)», ha recalcado.

Por otro lado, Indra, que sí tiene beneficios en los últimos años (154’8 millones de € en 2007, 186’1 millones de € en 2008, 198 millones de € en 2009, 187’9 millones de € en 2010, 181’1 millones de € en 2011, 127’6 millones de € en 2012, y 48’3 millones de € en el primer semestre de 2013) dejará de rendir la mayor parte de sus beneficios a Bankia para rendirlos directamente al Estado.

Según eleconomista.es, anuncian que el Estado, con esta operación, está haciendo su agosto:

El Estado se frota las manos con la entrada en el capital de Indra. Se cumplen tres semanas desde que la Sepi (la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) compró a BFA la participación del 20,14% que tenía en la tecnológica.  Adquirió los títulos a 10,194 euros y desde entonces se han revalorizado un 16%, hasta los 11,82 euros, con lo que el paquete de acciones del Estado ya vale 53,6 millones de euros más.

El resto de las acciones de Indra las poseen tres fondos de  inversión estadounidenses: Fidelity Investment (10 %), Fid Low (5’67 %) e Invesco (3’13 %).  Además, se ha incorporado al accionariado el Banco Central de Noruega (3 %).

Además, eleconomista.es informa de que:

También ha sentado bien al título la llegada del banco central noruego a su capital, el Norges Bank. La entidad entró días más tarde en Indra y ahora controla el 3,017% de la compañía.

2.-  Ahora Indra pasa a engrosar el complejo entramado de industrias militares que son del Estado o de las que éste tiene una amplia participación mayoritaria.

Es decir, ahora todos los españoles y españolas pasamos a ser socios mayoritarios de una empresa con decidida inversión en tecnología de la Defensa, que potencia la investigación, desarrollo e innovación en Defensa y que tiene una buena parte de sus ventas y beneficios en Defensa. En cierto modo, financiamos la industria militar y la venta de armas.

¿Es esto lo que queremos los españoles y españolas?

3.-  ¿Qué ocurre cuando el Estado compra la mayoría de una empresa cuyo principal cliente es la propia Administración?

No obstante, la operación puede plantear problemas ya que el Estado se convierte en el máximo accionista de la tecnológica que, además, tiene como a uno de sus principales clientes a la Administración, lo que puede causar un grave conflicto de intereses en los concursos.

La pregunta es lógica y coherente.  No debería llamarnos la atención, sin embargo, nos la llama porque este mismo razonamiento no se suele utilizar con las industrias militares en general, cuyo principal cliente es el propio Estado.  Por ejemplo Navantia.

4.-  La participación de algunos de los principales bancos y grupos financieros españoles en empresas con una fuerte inversión en Defensa.  En el caso de Indra:

  • Bankia (ahora SEPI)
  • Liberbank -Grupo CajAstur, Caja Extremadura, Caja Cantabria y Caja Castilla La Mancha- que acaba de vender el 5 % que poseía de Indra;
  • el Grupo Financiero Alba de la Banca March que es el segundo inversor con el 11’32 % de Indra;
  • y la familia del Pino – Ferrovial – con el 5 % de Indra)

En nuestra opinión a todo este entramado inversor se le debería exigir un comportamiento ético en sus inversiones y sus inversores y clientes deberían conocer la realidad de sus inversiones, de dudosa ética, en Defensa.

5.-  El negocio en Defensa y Seguridad de Indra:

En 2012 contaba con unos 42.000 empleados, oficinas en 45 países y clientes en 128.

Desde el año 2008, Indra ha pasado de ser una empresa cuyo principal negocio era el destinado a Defensa y Seguridad a un equilibrio mayor, sobre todo en comparación a Energía e Industria, y a Transporte y Tráfico, con los cuales ahora tiene el mismo volumen de negocio.

  • En 2008 el porcentaje de ingresos en Defensa y Seguridad fue del 29 % con un aumento del 8% con respecto al año anterio.
  • En 2009 el porcentaje de ingresos fue del 27 % y el aumento con respecto al año anterior fue del 0 %.
  • En 2010 el porcentaje de ingresos fue del 23 % y hubo una disminución del – 13 %.
  • En 2011 se mantuvo el 23 % se volvió a bajar un – 13 %.
  • En 2012 el porcentaje fue un 19 % y se bajó un – 14 %.
  • En 2013, primer semestre el porcentaje sobre el total se ha situado en un 18 % y se ha bajado un – 7% con respecto al mismo semestre del año anterior.

Los aspectos de Defensa y Seguridad que trabaja Indra son los siguientes, según su Presentación Corporativa de 2011, como se puede observar la gama es completísima, es decir, la opción de Indra por el trabajo y la inversión en Defensa no es parcial o eventual, sino una opción intencionada, de gran calibre y a largo plazo:

  •  Inteligencia, vigilancia, detección, mando y control
  •  Sistemas logísticos integrados
  •  Comunicaciones y control de Satélites
  •  Simuladores
  •  Sistemas Automáticos de Mantenimiento
  •  Sistemas y equipos de aviónica
  •  Sostenimiento: Mantenimiento y Modernizaciones
  •  Ciberseguridad
  •  Protección de infraestructuras críticas
  •  Identificación y biometría
  •  Seguridad Ciudadana y Gestión de Emergencias
  •  UAVs
  • Vigilancia de fronteras
  • Identificación de personas
  • Sistemas de inteligencia
  • Centros de gestión de seguridad y emergencias
  • Dispositivos especiales para seguridad
  • Comunicaciones móviles seguras
  • Protección de infraestructuras críticas
  • Defensa aérea
  • Autoprotección y defensa electrónica
  • C3I (Mando y control, comunicaciones e inteligencia)
  • Simulación
  • Externalización

Y sus principales clientes, una lista completísima de todo lo importante en Defensa, son:

  • Ministerio de Defensa de España
  • Ejercito de Tierra
  • Armada Española
  • Ejercito del Aire
  • OTAN
  • Eurofighter
  • Hispasat
  • US Navy
  • Marina Alemana
  • Força Aérea Portuguesa
  • Gobierno de México
  • BBVA
  • Fuerza Aérea de Chile
  • Guardia Nacional de Venezuela
  • Autoridad Portuaria de Barcelona
  • Ministerio de Defensa de Nueva Zelanda
  • Ministerio del Interior de España
  • Guardia Civil
  • Banco de España
  • AENA
  • ADIF
  • Raytheon
  • Airbus
  • EADS
  • MBDA
  • General Dynamics
  • Lockheed Martin
  • Policía Marítima de Hong Kong
  • Ministerio de Interior de Rumania
  • Ministerio de Defensa de Letonia
  • Autoridad Marítima Panamá

Además, entre sus principales logros figuran:

  • Más de 3.400 kms de frontera terrestre y marítima vigilados
  •  Más de 500 plataformas aéreas protegidas con tecnología Indra
  •  Los simuladores de vuelo de Indra están entre los mejores del mundo y poseen la máxima categoría de excelencia
  • Nueva generación de comunicaciones militares (SDR)
  • Sistema de comunicaciones por satélites para la Armada de Alemania.
  • Sistema de Vigilancia para la frontera marítima del Mar Negro en Rumanía.
  • Tecnología de identificación de amenazas nucleares, radiológicas, biológicas y químicas en Turquía.

En estas mismas páginas ya denunciábamos que para Indra el negocio es lo importante:  ¿Indra vigilará a los refugiados?

6.-  ¿Qué opinan los sindicatos sobre Indra?

También nos hemos interesado sobre lo que opinan la sección sindical de CCOO en Indra:

En Indra, es obvio que no ocupamos una de las posiciones de liderazgo en asuntos de RSE, como muestra el último informe del observatorio de RSC que evalúa la responsabilidad social en las empresas del IBEX35. Indra obtiene una valoración “anecdótica” de los contenidos, ocupando el puesto número 28 de 35. (http://www.observatoriorsc.org).

En consonancia con la deficiente clasificación que nos concede el Observatorio, Indra sigue torpedeando un convenio que proporcionaría estabilidad y seguridad en materia salarial y laboral a sus trabajadores. En Indra existe un departamento de Marca y Responsabilidad Corporativa, pero parece subordinado, al menos, a la Dirección de Relaciones Laborales, y no posee la autonomía que sería necesaria para implementar la transversalidad de las políticas de Responsabilidad Social que la empresa dice tener. Este hecho muestra la falta de compromiso de la alta dirección en esta materia, y que la RSE en Indra se concibe más como marketing empresarial, que como verdadera política de Responsabilidad Social.

  • Sobre el código ético de la empresa en el trato a los trabajadores, parece que también hay quejas.
Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed