¿Armas españolas para la represión en Egipto?

Cairo+Obrero

Fuente: Hispan TV

Sorprende el grado de enfrentamiento que se está produciendo en Egipto desde hace unos meses, especialmente con más contundencia desde que el golpe militar acabó con el gobierno elegido de aquel país y emprendió el camino de la represión a los hermanos musulmanes.

Algunos analistas hablan ya abiertamente de una incipiente guerra civil.

En este contexto, ¿ha ayudado la política exterior española en algo al agravamiento del conflicto?

Si juzgamos que desde la caída de Mubarak España ha vendido armas al ejército egipcio por valor de más de 120 millones de euros, y entre ellos «armas con cañón de ánima lisa de calibre inferior a 20mm» y vehículos militares, según declara la Secretaría de Estado de Comercio española, parece más que probable el uso del armamento español para las tareas de represión que está ejerciendo el ejército y la policía egipcios.

Probablemente España no es ni el principal promotor del enorme militarismo que acampa en Egipto y en toda la región, pero 120 millones de euros en armamento militar es mucho y, desde luego, supone una inestimable contribución española a la desastrosa situación y a la represión que se está ejerciendo en aquel país.

No puede decirse que la autorización a vender armas a Egipto sea neutra. En cierto modo, condiciona los acontecimientos. Forma parte del núcleo principal de nuestra política de asuntos exteriores. Esta podría ser solidaria o militarista, humanitaria o egoísta. Ha elegido las segundas opciones porque de ello sacan tajada los que nos mandan. Es curioso que nuestra carta de presentación en el mundo sea el despliegue militar en países en conflicto, actuando como comparsa de EEUU y la OTAN, o la venta de armas. Nos concen por estas innegables (y pésimas) contribuciones al statu quo más que por la cooperación al desarrollo, la contribución a la ciencia o a las artes, la apuesta por la paz y la justicia, etc.

Por todo ello, las armas españolas, que son nuestra carta de presentación y nuestro relacionamiento con Egipto, son nuestra contribución con el caos actual en Egipto. Somos concausantes de ésta situación, por más que no seamos ni los únicos ni los que sacan más tajada.

¿Pueden los vendedores de armas españolas asegurar que éstas no están siendo usadas en la terrible matanza que se está dando en las principales ciudades egipcias?, ¿No consolidan estas armas la deriva dictatorial emprendida?, ¿alguien puso algún tipo de filtro, de control, de condición, etc. a la venta de estas armas?, ¿tienen por tanto responsabilidades las autoridades españolas que aprobaron alegremente esta venta?, ¿la tienen los vendedores?, ¿la tienen los fabricantes, incluidos los trabajadores que destinan su esfuerzo a crear estos instrumentos?, ¿la tiene la sociedad, adormecida, inconsciente, permisiva a esta venta de armas a troche y moche?, ¿repararán de algún modo sus responsabilidades los distintos responsables?¿Se las exigiremos?

Desde nuestro punto de vista, luchar contra la crisis en Egipto ahora, como antes en Siria o Libia o cualquier otro escenario, pasa por luchar aquí contra los que apoyan y refuerzan este conflicto: contra el gobierno que aprueba políticas miserables, contra los vendedores de armas que se lucran atizando estos fuegos, contra la banca que financia la fabricación de éstas armas, contra el miserable consenso desde arriba del PP y el PSOE principalmente (también del resto que mira para otro lado) en la política de defensa que ejerce España, contra la política exterior que lleva a cabo España, y exigiendo responsabilidades personales y grupales a políticos, vendedores y fabricantes de armas, boicoteando aquí sus intereses, etc.

Share

One comment

  1. Cristóbal Orellana dice:

    Magnífica reflexión, que denuncia la complicidad del gobierno español pero que también nos recuerda a tod@s la necesidad de expresarnos frente a estas políticas militaristas. Si no denunciamos lo que ocurre la responsabilidad también recae sobre nosotr@s. También las previstas ventas de armas españolas a otros países como Arabia Saudí vienen a recalcar esa fría complicidad del gobierno español con la guerra en busca de la tajada de petróleo que los Grandes le asignen.

Responder a Cristóbal Orellana Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed