El soldado ruso del futuro

Fuente:  Atenea Digital.

Varios son los intentos, más o menos conseguidos y más o menos llevados a cabo de diseñar el soldado del futuro.  Hace tiempo, en febrero de 2008, presentamos el soldado del futuro español.  Luego, en octubre de 2010 explicábamos que ya habían probado el traje del soldado del futuro español.

Algunas de las características del soldado ruso del futuro también se pueden ver en esta noticia:

Parece que la inversión inicial va a ser de 5’2 millones de dólares:

El Instituto Kurchatov recibirá 170 millones de rublos, o unos 5,2 millones de dólares al cambio actual, para desarrollar el equipo tecnológico del soldado del futuro. El equipo permitirá al soldado del futuro librar combates permaneciendo lo más lejos posible del campo de batalla, donde combatirán soldados robotizados. La implementación del proyecto está fijada para 2020.

Lo que no dice ninguna de estas noticias es dónde van a situar a los civiles en estas batallas.  Queda claro que en primera línea de frente quieren situar a robots, lejos del peligro a los militares rasos, y en cómodos sofás en oficinas de lujo a los generales y políticos militaristas.  ¿Dónde estaremos los civiles?

 Parece que no se dedica ni un euro a investigar qué hacer con los civiles en las guerras, y no debería ser así porque:

Un total de 1.319 civiles murieron a causa de la guerra en Afganistán en el primer semestre del año, y otros 2.533 más resultaron heridos. Éstas son las escalofriantes estadísticas que la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) ha dado a conocer este miércoles, y que suponen un aumento del 23% respecto al mismo periodo del año pasado.

Por contra, las bajas militares entre las tropas internacionales se han reducido respecto a 2012, en parte porque el número de efectivos extranjeros en Afganistán también ha disminuido drásticamente y los que quedan sobre el terreno se están retirando y han delegado la mayoría de operaciones de combate a las fuerzas de seguridad afganas.

Hasta el mes de junio, 95 militares extranjeros habían fallecido en Afganistán, según datos de la página web icasualties -referente en el cómputo de bajas miliares-, frente a los 222 del año pasado. La diferencia supone una disminución de casi el 60%.

Lo que cada vez está más claro es que la mayoría de los civiles no quieren las guerras, que no quieren participar en ellas y que se alejan.  Como muestra un botón:  ya son más de 2 millones de refugiados sirios por su guerra civil.

En resumen, investigamos e invertimos millones en proteger a los que hacen la guerra y nos olvidamos de evitarlas y de proteger a aquellos que las sufren.  El negocio es el negocio.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed