El nuevo Código Penal Militar quiere militarizar a la Guardia Civil y a los ciudadanos

Fuente:  Atenea Digital.

La Dirección General de la Guardia Civil está dispuesta a «abrir las puertas para que el que quiera irse a la Policía, se vaya».  De hecho, se está pensando incluir esta medida en la nueva Ley de Personal del Cuerpo, que actualmente se encuentra pendiente del visto bueno del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.  El modo de hacerlo se está estudiando, pero la cúpula de la Benemérita no quiere, entre sus filas, a guardias civiles que no estén de acuerdo «con el carácter militar» que tiene el Instituto Armado, y ni siquiera se plantea la unificación de Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía como han propuesto algunas asociaciones profesionales de ambos cuerpos (en concreto, la Asociación Unificada de Guardias Civiles -AUGC- y el Sindicato Unificado de Policía, SUP).

Parece que lo que está por debajo de todo este jaleo es la militarización, cada vez mayor, de la Guardia Civil, y ponemos en cursiva lo de Civil porque ya tiene narices.

Por otro lado, El País, nos informaba de que el borrador del nuevo Código Penal Militar realiza otro intento de militarizar, aún más, a la Guardia Civil:

En 2007, cuando se aprobó el nuevo régimen disciplinario del instituto armado, se modificó el Código Penal Militar para dejar claro que este no se aplicaría a laGuardia Civil salvo “en tiempo de guerra, durante la vigencia del estado de sitio, durante el cumplimiento de misiones de carácter militar o cuando el personal del citado cuerpo se integre en unidades militares”. Es decir, la jurisdicción castrense era la excepción, no la regla.

Sin embargo, el borrador del nuevo Código Penal Militar añade un nuevo supuesto: “Cuando se trate de acciones u omisiones que afecten a bienes jurídicos de naturaleza militar relacionados con la disciplina, la relación jerárquica, la unidad, la cohesión interna o el cumplimiento de deberes esenciales derivados de dichos principios de la organización militar, no encuadrables en actos propios del servicio desempeñado en el ejercicio de funciones de naturaleza policial”.

La redacción es confusa y sugiere que valores como disciplina, jerarquía o cohesión son exclusivos del Ejército y ajenos a una organización policial. En todo caso, deja claro que la aplicación del Código Penal Militar no será la excepción sino la regla. Es decir, cualquier falta de insubordinación se considerará una falta militar, aunque el guardia no esté realizando ninguna función militar o ni siquiera esté de servicio, pues valores como disciplina o jerarquía no están sujetos a un horario de trabajo.

Y esto no acaba aquí.  Parece ser que no sólo se quiere militarizar a la Guardia Civil, sino que el nuevo Código Penal Militar deja abierta la puerta para juzgar a civiles en caso de «conflicto armado».  Lo malo es que antes sólo se podían juzgar a civiles en caso de guerra (concepto tasado, una guerra empieza cuando se declara o cuando se inician abiertamente las hostilidades con un país extranjero), ahora pretenden hacerlo también en ese concepto tan etéreo de conflicto armado que no se sabe ni cuándo empieza ni cuándo acaba.

Un paso más del Partido Popular para militarizar completamente a la sociedad española.  Parece ser que en adelante la justicia no sólo será ciega sino que, además, no podrá llevar tatuajes visibles porque su carácter será militar.

Todos recordamos que la justicia se representa con los ojos vendados para significar su imparcialidad y con una balanza que representa el equilibrio.  No se suele recordar que también lleva una espada.  Ahora el PP nos lo recuerda a todos para que quede bien clarito que no hay justicia fuera de la violencia.

Share

One comment

  1. […] en sus intentos de remilitarizar a la Guardia Civil y a los ciudadanos, como ya indicábamos en un post previo.  Pero estamos tan acostumbrados que de estos detalles ni nos damos cuenta y no los analizamos con […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed