La defensa de «nuestros intereses»

Portada+historica+de+MARCA

La Directiva de Defensa Nacional, máximo documento del planeamiento de la defensa en España, justifica la existencia del ejército, más allá de la retórica de la defensa de nuestra vida, independencia y territorio, en la defensa de nuestros intereses allende las fronteras.

No está muy definido en qué consisten éstos, de modo que las interpretaciones al respecto pueden ser muy variadas.

Pero cuando el Ministerio ha aproximado un poco más el concepto, nos ha indicado que esos intereses, amén del acceso en buenas condiciones a las materias primas (lo cual no nos parece muy decente si buenas condiciones para nosotros conlleva depredación para el planeta y explotación para otros pueblos) implica la defensa de los intereses de » nuestras» (y el nuestras aquí no es para nada inclusivo porque en realidad de nuestras no tienen ni un pelo ni las queremos como tales) empresas en otros lares.

Pues bien, si nos centramos en la defensa de esos intereses, merece la pena leer el informe publicado recientemente por Intermon Oxfam (núm. 34, llamado «La empresa española y los derechos humanos») describiendo las prácticas de estas «nuestras» empresas en el extranjero. ¿Es eso lo que los de aquí queremos defender? Por nuestra parte no. Más bien queremos defendernos de este tipo de actuaciones abyectas y salvajes.

Vayamos al grano:

1)  EBRO FOODS

Es (uno de los mayores productores de arroz y pastas del mundo. Entre nosotros conocidos por los arroces Ebro, La cigala, SOS, Brillante o La fallera). Estos tipos provocan la expoliación de tierras y, según los campesinos de algunos de los países donde operan, envenenamientos de campos, aguas y animales, rapiña de terrenos, etc.

El informe añade que

Ebro Foods se ha beneficiado de mano de obra barata, tierras adecuadas y agua, sin que a cambio haya capacitado a los agricultores que producen el arroz ni haya mejorado la mecanización de sus tierras ni invertido en sus instalaciones, servicios ni sistemas de almacenamiento

Los intereses que defienden además perjudican a las mujeres, por ejemplo en Marruecos, y

«A pesar de que realizan un trabajo más arduo que el de los hombres, según sus propias declaraciones, cobran menos por hora que ellos

Dan ganas de no volver a comer arroces al precio sanguinario que nos ofrece esta empresa.

2) PESCANOVA

A pesar de su situación actual, al parecer fruto de la codicia especulativa al uso, es la primera suministradora de pescado del mundo.

Uno de sus logros más emblemáticos es (lo dice el informe pero también Greenpeace y otras entidades) la de provocar graves daños medioambientales de carácter irreparable, tales como destrucción de manglares, sobreexplotación pesquera y desaparición de especies, vertidos, etc.

El Tribunal Permanente de los Pueblos denunció que, en Chile, los trabajadores

están obligados a cumplir jornadas de 12 horas sin descanso semanal. Las condiciones de salubridad son malas y los permisos para ir al baño son sólo una vez al día

¿Queremos sus fritangas a ese precio? ¿Es ese un interés digno de ser defendido?

Pero no sólo eso: el propio gobierno, con sus prácticas de apoyo a Pescanova, según el informe

 está contribuyendo y agravando las vulneraciones de derechos humanos, y demuestra, además, que no tiene control sobre las agencias públicas y la actividad que desarrollan

Muy elocuente.

3) AGROGEBA

Se instaló en Guinea Bissau en 2010 y se ha convertido en la primera empresa alimentaria del país. Según el informe

«Pese al potencial de cambio que podría haber supuesto para la zona, lo que ha generado es pobreza».

Sus prácticas son vergonzantes

Con la llegada de la empresa, más de 600 personas fueron expulsadas de sus tierras sin recibir compensación alguna, teniendo que huir y buscar nuevas tierras en las que cultivar. Ninguna de las personas que han perdido la tierra ha conseguido volver al nivel de producción de alimentos anterior a la expulsión

4) HIDLARIA ENERGIA

Entre otras de sus andanzas poco confesables, ha emprendido negocios en Guatemala y, por causas poco aclaradas, ha coincidido su presencia y sus intereses con protestas sociales contra la empresa y una deriva del subsiguiente conflicto hacia

«asesinato de un vecino, disturbios, detenciones ilícitas, más de 30 órdenes de captura y un estado de sitio sin garantías constitucionales».

5) BIONOR.

Se instaló en Matto Grosso (Brasil) para producir jatropha, y desde que puso sus reales, ha sufrido denuncias por esclavismo

«24 personas trabajando sin agua potable, ni instalaciones sanitarias ni equipamientos de seguridad».

6) ACCIONA, IBERDROLA, RENOVALIA

Igualmente denunciadas por sus prácticas inmorales y por evasión de impuestos.

Podríamos extender la lista por nuestra cuenta aplicando iguales criterios a empresas que fabrican ropa sometiendo a explotación a niños y mujeres, empresas del sector bancario, de las telefonías, de hidrocarburantes, etcétera de sobra conocidas y cuyos intereses, al parecer, son una de las justificaciones de la defensa militar.

¿es esa la marca «España» que aspiramos a representar en el mundo?

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed