La cría caballar militar produce apreciables ingresos por cubrición

Cabalgata-Desfile+Sant+Antoni

Fuente:  BOE

Debemos confesar una perversión: siempre nos ha parecido digno de estudio el organismo autónomo anacrónico militar llamado «Cría Caballar», del que sabemos, entre otras cosas, que se encarga de tener caballos de diverso tipo y chuchos del ejército. Bichos, todos ellos, pasados ya de moda para las labores militares, pero que estas buenas gentes equinas se empeñan en mantener contra viento y marea (en fin, mantener tanto a los bichos, como sus enormes campos de cientos de hectáreas donde campan y una elevada plantilla de oficiales y no tan elevada de currantes con los que mantienen el chiringuito).

Ahora hemos conocido otro de los aspectos de este organismo autónomo. Saca pasta de sus actividades de «cubrición», y no poca pasta.

Una orden ministerial publicada en el BOE del 3 de mayo de 2012 establece los precios vigentes por «cubrición» de particulares con caballos del ejército.  Veamos algunas particularidades:

1) La cubrición simple y a pelo (es un decir, ellos no lo llaman así exactamente) con caballo del montón cuesta 115 euros el polvo, o bien 58 si el caballo es «de tiro» (osea de remolque, no confundir con un burro agarrado a un fusil) o garañón (suena mal, pero no tenemos tiempo de investigar este tipo de bicho).

2) Si el asunto se hace por inseminación, el precio será de 115 euros la unidad, si se trata de caballo de silla o 58 si de tiro o garañón (deben inseminar en peor calidad que el caballo para sentar en la silla).

3) Cada dosis que manden a un particular cuesta 58 euros en el primer caso y 27 en el segundo (no nos habla de los gastos de envío, que suponemos que van aparte).

4) Si las cubriciones se hacen con caballos de alto estanding del ejército la cosa varía:

  • Alto estanding categoría «A» (los menos apreciados) 230 pavos si es a pelo y 105 el envío de una dosis.
  • Alto estanding categoría «B» o recental (es decir, suponemos que si fuera un cerdo sería el equivalente): 510 el polvo físico y 215 el envío de dosis.
  • Alto estanding «pata negra» (seguimos con la metáfora), 900 euros que se digne el bicho a eyacularse a la yegua y 370 la dosis para inseminación.

5) Precio por día de estancia de la yegua a preñar:

  • 16 euros yegua con rastra
  • 13 las demás (es mejor por lo visto llevar la yegua sin rastra y bien peinada, pues sale más barato).

6) Extracción de semen de caballos de particulares, realizada por militar y en estas instalaciones (debe ser que da mucho morbo hacerlo a toque de corneta)

  • Cuarentena y extracción de semen para congelación 570 euros.
  • preparación de cada dosis (entre paréntesis ponen literal, y no pensamos hacer ningún chiste al respecto, «8 pajuelas de 0 ml): 13 euros
  • Por cada día que exceda los 21 de la cuarentena: 13 euros.

Es evidente que esto no resuelve el quid de la cuestión, pero poco a poco nos vamos enterando de algunas cosas:

  1. Que mantienen este anacronismo sin justificación.
  2. Que su plantilla comporta un abultado número de mandos como personal que tampoco se justifica
  3. Que estos caballitos (y perros, incluidos los de la Guardia Real) campan por cientos de hectáreas donde los civiles no pueden poner el pie (que se lo digan al SAT)
  4. Que encima sacan pasta y no poca por las actividades de cubrición de los caballos militares.

Poco a poco vamos cerrando el círculo.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed