Para humanitaria, la venta de armas a Mali.

Dedo+Coraz%C3%B3n+Chapinero

Fuente: Cadena Ser.

Como se sabe, España está muy preocupada por la situación interna de Mali, hasta el punto de haber mandado allí un contingente militar para apoyar la guerra francesa emprendida contra los «rebeldes islamistas». Los fines alegados son netamente humanitarios y para acabar con el caos.

Pero contrasta con este discurso oficial el incuestionable hecho de que España, en pleno conflicto, vendió armas a Mali, como lo venían haciendo desde 2008.

Mali ha sido un lugar lucrativo para nuestra industria militar. Más de 4 millones de euros. (Quizá aquí no parezcan mucho, pero sí son muchos euros en Malí, uno de los países más pobres entre los pobres).  Tal vez los bonachones de los vendedores de armas pensaban que éstas eran decorativas o que no iban a ser usadas nunca. Estalló el conflicto de forma virulenta y nuestros «vendedores de armas» siguieron pensando lo mismo y durante 2012 siguieron vendiendo armas a Mali.

Puede pensarse que el armamento vendido era de poca enjundia, y que tal vez por eso no se le movió la conciencia a nuestro poder político. Claro que de ser ésta la explicación no sabemos por qué ahora se ha prohibido seguir vendiendo armas a Mali. ¿Eran peligrosas antes y no se dieron cuenta, o no eran peligrosas y ahora hacen el paripé? No queda claro.

Al fin y al cabo es de suponer que las armas siempre son para usarlas y tal vez alguien debería pedir explicaciones a quienes las venden y con ello participan en el incremento de la violencia en los conflictos.

Otra razón más para justificar la lucha contra las industrias militares.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed