La masacre olvidada de Somalia y los intereses de la UE

Etiop%C3%ADa

Fuente: Público

Ahora que el foco mediático está en Siria y la posible complicación de la región a causa de la impresentable entrada en escena de Israel y la presión de gran parte de los intereses en juego para que EEUU y la UE justifiquen la intervención armada en Siria, nos queremos fijar en una de esas guerras olvidadas en las que los occidentales jugamos pasivamente el papel de verdugos y agresores, pero donde la presión mediática, sin embargo, juega a favor de que no se justifique ninguna actuación de la «comunidad internacional».

En Somalia han muerto de hambre desde octubre de 2010 a noviembre de 2012 más de 250.000 personas según un estudio publicado por la ONU.

¿Ha causado este desastre algún remordimiento en occidente?¿Ha variado alguna de las políticas aplicadas hacia Somalia?¿Ha merecido la intervención urgente y prioritaria de alguien?¿Ha sido difundido y dado a conocer entre nosotros este drama y sus causas?

Desde 2008 a la actualidad ¿cuál ha sido la política de la UE ante Somalia?:

  1. Adiestramiento de militares somalíes para luchar contra el enemigo oficial de occidente en el conflicto: el islamista ejército Al Shabab
  2. La operación militar Atalanta de la OTAN y las otras operaciones militares en curso (AMISOM, EUTM).
  3. La protección militar de los intereses económicos occidentales en la región y la captura sin garantías de «piratas» somalíes.
  4. Ayudar a EEUU a instalar drones militares para el asesinato selectivo en la zona.

España en concreto es el segundo contribuyente económico y militar del negocio. Aportamos una fragata, un avión de patrulla marítima y un buque a la misión Atalanta. Según datos proporcionados en su día por el Ministro de Defensa en comparecencia ante la Comisión de Defensa el 16 de mayo de 2012, desde 2009 a mayo de 2012 llevábamos gastado en esta operación cerca de 200 millones de euros. Si el gasto sigue la progresión que llevaba hasta entonces, seguramente habremos sobrepasado ya los 300 millones de euros  ¿Nos tendríamos que plantear qué exigimos a nuestros políticos?¿Nos parece aceptable que parte del drama somalí tenga que ver con nuestras indignas políticas? ¿Nos parece aceptable ser una parte de la guerra que se libra allí y cocausantes de la hambruna que se padece en la región?

Los ejércitos españoles tuvieron mucho que ver con las misiones de entrenamiento militar que se ha llevado a cabo en Somalia. Precisamente esta «brillante» experiencia es la que estamos llevando a otro país candidato al desastre (Malí), como nos explican en una nota de El País donde un mando militar así lo reconoce.

Se trata de la Misión de Entrenamiento de la Unión Europea (EUTM), que, además de la instrucción de unos 2.000 soldados malienses, incluye también el asesoramiento para mejorar las capacidades del Ejército. Una experiencia copiada de la misión de entrenamiento en Somalia, que se desarrolló en Uganda, y en la que España ya tuvo un peso importante

¿Nos ha importado algo el destino de los somalíes? ¿Se ha invertido algo en parar la guerra, en dejar de vender armas a los bandos enfrentados, en bloquear cuentas e intereses de los líderes guerreristas, en apoyar a los desertores, en impedir el reclutamiento de niños, en dejar de negociar prebendas económicas y cuotas de mercado con los contendientes, en procurar zonas desmilitarizadas?

No. Se ha invertido en armar a los bandos. En dar formación militar a los contendientes. En conseguir acuerdos de exclusividad para nuestros negocios. En mandar operaciones militares que preserven los intereses (muchas veces altamente depredadores) de occidente. En pervertir el orden jurídico de los países de la zona para que puedan «castigar» a los «piratas».

¿Son los más de 250.000 somalíes muertos por hambre en menos de dos años víctimas fortuitas de la mala suerte o más bien muertos por la guerra por otros medios y  por la violencia estructural que la UE está ayudando a construir en la región?

Exigir a nuestros políticos un cambio en la orientación de la política exterior, actualmente condicionada por el enfoque militarista de la misma, es por ello una cuestión de principios y una estrategia de lucha por la solidaridad entre los pueblos, porque de hecho Somalia es un país agredido, a fecha actual, por el orden mundial que los ejércitos, en nuestro nombre, están ayudando a construir.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed