La Legión a Malí

See+You+in+the+Darkness

Fuente:  Revista Atenea.

Nos vendieron lo de Malí como un chisgarabís: que íbamos a enviar unos cuantos instructores para enseñar a las tropas de Malí a hacer la guerra, eso sí, sin mancharnos, que para eso la susodicha guerra no es la nuestra.

Resulta que, como siempre, nos mintieron en todo. Los tipos que mandamos van a enseñar lo más abyecto que puede enseñarse a otros: a matar, a guerrear. La guerra de estos tipos no es por su defensa, sino por nuestros intereses egoístas, de forma que nuestros instructores son en realidad una peña que hace la guerra, que la atiza, que la perpetúa, no unos cooperantes ni una ayuda humanitaria ni nada por el estilo. Nos dijeron que iba a costarnos una pizca, casi nada, pero de buenas a primera el precio se duplicó y es un verdadero pellizco de entre 3 y 6 millones de euros y un agravio comparativo si tenemos en cuenta lo que España contribuye a fines solidarios en el Sahel.

Todo eso ya lo sabíamos y ya lo denunciamos. Pero ahora saltan otras tantas mentiras más:

1) Resulta que a Malí, además de estos instructores, vamos a enviar a la legión «para proteger» al contingente internacional de 200 adiestradores de la UE. ¿Estamos hablando entonces de la misión que se ha publicitado o de otra cosa, porque lo que va a hacer la legión no es «instruir» sino guerrear?

2) 8 de nuestros «instructores» irán al «estado mayor» de Bamako, para instruir a los oficiales del Estado Mayor, bonita manera de decir que, encima, vamos a ser los conductores (o unos de ellos) de esta guerra miserable.

En suma, que aunque venden la operación como algo anecdótico, de anecdótico tiene bien poco. Es una descarada participación como contendiente en una guerra, en la que no estamos como quien pasa por ahí, sino nada menos que enseñando técnicas guerreras a un bando (por cierto tan poco democrático como el otro, si es que a alguno se le va a ocurrir decir que los otros son unos salvajes), peleando por intereses que no son ni se parecen a los intereses dignos de defender, y conduciendo la estrategia militar de esa guerra mediante el «asesoramiento», «instrucción» o como le queramos llamar al Estado Mayor de Malí.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed