1.650 antidisturbios para defender la oligarquización del poder

Fuente: Público

1.650 antidisturbios ha dispuesto en la calle, con su plan de acción, la Delegada del Gobierno de Madrid como “respuesta” oficial frente a las mareas ciudadanas que confluirán el próximo 23 de febrero “contra el golpe de estado financiero” y que aúna los esfuerzos y la lucha social de una gran diversidad de grupos y de sectores.

La Marea de Madrid espera reunir más de 600.000 personas, lo que quiere decir que nos van  asignar un antidisturbios por cada 350 personas. Ellos irán trufados de armas y defensas, como ya los hemos visto en otras ocasiones, con la intención de amedrentarnos, de asustarnos, tal vez de apalearnos. 1.650 dispuestos a cumplir órdenes, aunque sean ordenes de represión, contra las mareas pacíficas, desarmadas, dignas, resistentes.

¿Es esa la respuesta que nuestra oligarquía sabe dar a la movilización de la sociedad que reclama derechos y democracia?

¿Van a mandar a los antidisturbios a secuestrar la voluntad de la gente? ¡Se sienten, coño!, ¡Se callen, coño!, como ese otro 23 de febrero ya casi olvidado, cuando intereses muy mezclados y aún sin clarificar promovieron un intento de golpe de estado militar con la intención de hacer un gobierno de concentración olligárquica con un presidente militar y ministros de los grupos que apostaron por la continuidad de la estructura política franquista con formas democráticas controladas.

¿Somos cuidadanos, en el pleno sentido, con capacidad de construir nuestro futuro entre todos, sin ataduras ni trampas, o somos siervos ante los que la oligarquía nos representa al poder (que ni siquiera es que nos represente a nosotros) exhibiéndose en su más absoluto desprecio a nuestros derechos o mandándonos a sus 1.650 antidisturbios como piquete de choque? ¿qué extraño tóxico comen estos antidsturbios para cumplir órdenes injustas y no ponerse del lado de la gente, como hacen los bomberos, o los funcionarios, o la gente normal?

El 23 de Febrero, de nuevo, saldremos a la calle a apabullar a la ologarquía político-fianciera y a los grupos de poder que nos manipulan, con nuestra presencia y nuestra voluntad de conquistar los derechos hurtados y la democracia real. Lo haremos contra su golpe de estado financiero y sutil y lo haremos con las armas de la horizontalidad, del compromiso y la lucha social, con la noviolencia que no es pasividad y con la fuerza de nuestra conciencia desobediente.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed