¿Hay que pedir más encargos de armas para salvar los puestos de trabajo en la fábrica de armas de Trubia?

F%C3%A1brica+de+ca%C3%B1ones+de+Trubia

Fuente: 20 Minutos

Nos informa la prensa que el Secretario General de la federación de Industria de Comisiones Obreras, suponemos que de Oviedo, ha solicitado al Consejero de Industria (en realidad de economía y empleo en la nomenclatura oficial) de Asturias (del PSOE)  que medie con los ministerios de Industria y Defensa para impedir el cierre de la fábrica de armas de Trubia, de la empresa Santa Bárbara Systems, lo que supondrá echar a la calle a unos 300 trabajadores.

El consejero ha mostrado su predisposición a hablar con los ministerios con un doble argumento que viene a ser un único argumento: que el Ministerio de Defensa tiene compromisos de fabricación de material bélico que no puede eludir y que el Ministerio de Industria debe apoyar la fábrica por el importante valor en i+d que incorpora la tecnología que fabrican. Conclusión: reforzar el militarismo y no pensar en alternativas civiles ni en reconvertir a los trabajadores y a los sectores a fines socialmente útiles y sostenibles.

El Secretario de Comisiones Obreras aludido señala a su vez la especialización de la fábrica de Trubia para instar al gobierno a su mantenimiento y dice que «hay capacidad y potencial de los trabajadores de seguir desarrollando proyectos de muy alta tecnología» y remata señalando que «se puede ganar un nicho de mercado y hay carga de trabajo para el futuro».

La pérdida de 300 puestos de trabajo es un drama y lógicamente justifica la preocupación de cualquier persona. Ahora bien, no acabamos de entender por qué el enfoque al problema siempre es militar, es decir, mantener la fabricación de armas, sin alternativa; sin atender a la otra cara de la moneda, la que se pregunta por la ética, por el destino de esas armas, por la posibilidad de que sean usadas contra el interés general, o de otros pueblos, por la sostenibilidad y las potencialidades reales y justas de desarrollo sostenible de la zona donde viven esos 300 trabajadores.  ¿Por qué los representantes sindicales no piden la reconversión de la industria militar en industria socialmente útil para mantener los puestos de trabajo?

De este aspecto no solemos oír hablar a los representantes sindicales en los conflictos de la industria militar y eso crea la suspicacia entre quienes aspiramos a una sociedad diferente. ¿Defienden el trabajo, cualquier trabajo, aunque sea perjudicial para quienes sufren las guerras, aunque no sea decente, aunque implique fabricar instrumentos de dominación? ¿Defienden el militarismo? ¿Piensan que la defensa del mundo del trabajo y la solidaridad es compatible con el refuerzo del militarismo, o que tal vez aspirar a otro mundo con maximalismo en los discursos oficiales es compatible con despreocuparse de si la defensa y la fabricación de sus armas es para defender el cambio o es statu quo? ¿Da igual lo que se produzca con tal de que dé trabajo?

Nuestros delegados sindicales parecen que viven de espaladas a los intentos de los movimientos pacifistas:  ¿Apuestan por la paz en lo concreto? ¿Cuál es la paz que aspiran a construir?. Y si apuestan por la perpetuación de la fabricación de armas como un mal menor, ¿le ponen límites a esto?, ¿promueven la objeción laboral de los trabajadores?, ¿Proponen la objeción fiscal como una herramienta para ir cambiando los consensos en torno al gasto militar y la fabricación de armas? ¿Proponen retornos solidarios a los vendedores de armas?, ¿Tienen en cuenta que la viabilidad de una industria militar consiste en vender mucho más armamento, en abrir nuevos mercados, etc. y que esto supone la posibilidad de exportar conflictos a otros pueblos? ¿Tienen en cuenta que el monocultivo militar depreda las regiones, las hace dependientes del militarismo, las priva de oportunidades de desarrollo alternativo y justo a los pueblos?¿Proponen planes de conversión de esta industria a fines socialmente útiles de cara al futuro?.

Tal vez lo hacen y somos unos ignorantes. O tal vez ni se lo plantean y merece la pena que al menos abran una pequeña brecha en el horizonte monolítico en el que se mueven.

De ahí este artículo, principalmente dirigido a esos líderes sindicales con la intención de entablar el debate que, hasta ahora, resulta opacado por la reverencia al modelo militar de defensa.

Share

3 comments

  1. […] poco informábamos de algo muy parecido en la fábrica de Trubia, Oviedo y con Santa Bárbara Systems como […]

  2. […] Para aquellos que deseéis más información sobre el INVIED os recomendamos su página web.  También os recomendamos nuestro artículo “El INVIED y el gasto militar“. […]

  3. […] ¿Hay que pedir más encargos de armas para salvar los puestos de trabajo de la fábrica de armas de…  En el que abordábamos la necesidad de que los sindicatos abriesen sus expectativas a la hora de dar una alternativa real a la fábrica de armas, fuera de lo que es el militarismo.  Según se suele plantear o es lo militar o es la ruina de la región.  Sin embargo, muchas veces hemos argumentado que fuera de lo militar es donde está la verdadera alternativa social, económica y cultural al monocultivo militar. […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed