Razones antimilitaristas para apoyar las manifestaciones del 23 F

chacon+rechaza%2C+lado+oscuro

El próximo 23 de Febrero se tienen convocadas manifestaciones contra el golpe de estado de los mercados, en las que confluirán diversas mareas (Marea Blanca, Marea Verde, Marea Roja 9, Marea Naranja  y Plebiscito Vinculante) así como infinidad de iniciativas y organizaciones identificadas con la lucha social contra este modelo insostenible.

Puedes consultar los mapas de las concentraciones pinchando aquí.

El antimilitarismo, además de compartir todas las razones que justifican las movilizaciones, también tiene razones propias para llamar a las manifestaciones, porque el proceso de oligarquización del poder y de dictadura de los mercados que sufrimos ha supuesto también una vuelta de tuerca más en la militarización social.

Hoy se gastan en España más de 28.901’34 millones de euros anuales en gasto militar (de ellos más de 7 de cada 10 euros de forma clandestina y oculta) para defender el sistema y los intereses de unos pocos frente al resto del planeta. Este enorme gasto militar va en detrimento de las necesidades sociales y ha generado, a lo largo de los años, una deuda por adquisición de armas que a fecha de hoy supera los 32.000 millones de euros que las empresas del complejo militar-industrial reclaman al Estado y que éste está dispuesta a pagar sin rechistar.

Hoy se interviene militarmente desde el ejército español en diversos conflictos militares y guerras de corte imperialista y en contra de los pueblos de la tierra y de la paz mundial.

Hoy los que deciden por nosotros impulsan la venta de armamento a países de dudosa ética a cambio de pingües beneficios y promueven con ello la aparición de nuevos conflictos militares y de represión en pueblos que, con buena lógica, nos pueden considerar causantes de sus males.

El poder militar hoy sigue haciendo alarde de su peligrosidad, al amenazar con truncar los procesos sociales que propugnan la autodeterminación, o para romper huelgas y luchas sociales por los derechos y mostrar los privilegios de los que siempre han disfrutado.

Hoy el poder militar continua siendo el primer terrateniente del Estado y se ha adueñado de amplios espacios urbanos, rústicos, espacios naturales, etc; promueve la especulación de estos terrenos y los posee en detrimento de usos socialmente útiles.

Hoy el militarismo sigue promoviendo una cultura militarizada, enseñando una versión de la historia falsa y militarizada, reforzando un papel de lo político violento, apostando por una resolución de los conflictos violenta y por inculcar valores autoritarios, sumisos, violentos.

Hoy el militarismo sigue jugando el papel de ultima ratio del status quo y defendiendo los intereses de unos pocos frente al resto de la sociedad.

Por todo ello también desde el antimilitarismo existen razones sobradas para apoyar las movilizaciones del próximo 23F.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed