Los ricos son culpables de violencia estructural

 

 Fuente:  Público.

Los 240.000 millones de dólares de ingresos netos que solo en 2012 han acumulado las 100 personas más ricas del mundo podrían acabar cuatro veces con la pobreza extrema. Además, el 1% de las personas más pudientes del planeta han incrementado sus ganancias en un 60% en los últimos 20 años y la crisis financiera no ha hecho más que acelerar esta tendencia, en lugar de ralentizarla.

Ambos datos y otros más están en el informe The cost of inequality: how wealth and income extremes hurt us all (El coste de la inequidad: cómo la riqueza y los ingresos extremos nos dañan a todos), realizado por  Intermon Oxfan.

El estudio advierte de que la riqueza y los ingresos extremos no solo no son éticos, sino que además son económicamente ineficientes, políticamente corrosivos, dividen a la sociedad y son medioambientalmente destructivos.  Es lo que nosotros hemos estado nombrando como violencia estructural, aquella violencia que es generada por las estructuras políticas, económicas, sociales y/o culturales y que provocan mucha violencia directa en la vida cotidiana de muchas personas.

Los ricos, pues, son culpables de violencia estructural y es necesario que los estados regulen de forma solidaria los males que provoca su riqueza.  Si no lo hacen así serán coculpables de dicha violencia estructural.

¿Se imaginan lo que sería acabar con la pobreza extrema en todo el planeta?  Una satisfacción enorme para la mayoría de sus habitantes.  Acabarían, además, muchas guerras y atentados terroristas.  Sólo sería necesaria la aportación de una cuarta parte de las posesiones de las 100 personas más ricas del mundo.  Ni siquiera ellos perderían todo su dinero y posesiones.

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed