Los taliban persiguen las canciones de paz.

Fuente:  El País.

Lo denuncia el músico Kamal Mehsud, de Waziristán del sur (Pakistán), que se encuentra amenazado de muerte en múltiples ocasiones y sin poder salir de su casa porque carece de protección.

Los taliban se han molestado por sus cánticos pacifistas.  O quizá sólo por sus cánticos (recordamos que los extremistas ortodoxos musulmanes prohibieron la música por la sencilla razón de que al profeta, Mahoma, no le gustaba).

Parece que los cánticos pacifistas son tan peligrosos como las armas y por ello los taliban usan la violencia contra Kamal.  Es curioso que estos pequeños actos de acción directa noviolenta puedan molestar tanto a los intrasigentes y a los que preconizan la violencia.  Sin embargo, ellos saben que son la expresión sonora de un paradigma cultural alternativo y noviolento.

Desde estas páginas, vaya nuestra solidaridad y cariño.  ¡Ánimo, Kamal!

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed