Sobre la guerra del coltán en Congo (otro ejemplo de violencia estructural Norte-Sur).

Recomendamos la lectura de los tres post de Hernán Zin sobre la guerra del coltán (1), (2) y (3).  Además, recomendamos leer los comentarios a los post de Hernán para completar la panorámica desde varios puntos de vista.   Nuevamente un excelente trabajo periodístico que nos hará comprender muchas cosas:

  • Congo lleva 15 años en guerra y ha habido más de 5 millones de muertos.  Aún así, es una de esas guerras desconocidas de las que pocas personas en el primer mundo saben algo y muchos menos medios de comunicación se ocupan, la relatan y la denuncian.
  • El coltán es una roca que contiene un mineral llamado tantalio (muy raro en la naturaleza y, por lo tanto, muy caro) que es difícilmente oxidable y muy buen conductor de la electricidad (80 veces mejor que el cobre).  El tantalio es uno de los componentes esenciales de teléfonos celulares, GPS, satélites artificiales, armas teledirigidas, equipamientos médicos no invasivos, televisores de plasma, videojuegos, computadoras portátiles, PDAs, reproductores MP3 y MP4.  Esto nos lleva a plantearnos intereses militares, pero también nos lleva a plantearnos nuestro consumismo desaforado de productos que necesitan coltán y que, por lo tanto, hacen aumentar su demanda.  ¿Es quizá esta demanda causante de la guerra en Congo y, por tanto, un nuevo ejemplo de violencia estructural del primer mundo sobre el tercer mundo?
  • Las condiciones de los mineros en Congo son paupérrimas, pero el precio del producto de su trabajo, el tántalo, es muy elevado.  Nuevamente otro ejemplo de violencia estructural en el que las empresas del norte oprimen a los trabajadores del sur y «saquean» sus recursos naturales.
  • Un informe elaborado por expertos del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en 2002 señaló a decenas de militares y gobernantes de Congo, Uganda, Ruanda, Burundi y Zimbabue que, perfectamente organizados, se lucraron con la exportación de minerales a Europa, Asia y América.  Por otra parte, acusó a 85 empresas occidentales de “directa o indirectamente, de forma deliberada o negligente” prolongar el conflicto, enriquecer a individuos y financiar a las facciones armadas.  (Es una lástima, pues no hay enlace a la referencia).
  • Ya en 1999, un informe de la ONU sostenía que el 80% de los 320 millones del presupuesto militar de Ruanda se pagaban con minerales del Congo. Se estima que 2001, el Ejército de Ruanda ganaba 20 millones de dólares al mes solamente del coltán.
Share

One comment

  1. […] Nosotros mismos en 2009 nos hicimos eco de los informes de Hernán Zin denunciando esta situación. […]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed