Obama y las toruturas: Obama, can you?

Se ha informado en EL PAÍS durante el último fin de semana, varias veces, de la extraña postura de Obama en la cuestión de las torturas de la anterior administración de Bush.

Hoy parece que ha empezado a maniobrar para quitarse la patata caliente de encima y echársela a una comisión bipartidista.  Además, declara que le preocupa que la cuestión se politice tanto (¿?).

Barack Obama llegó al poder con un mensaje de cambio desde la ética.  El asunto de las torturas es, precisamente, un asunto ético.  Las torturas pueden ser más o menos legales en la legislación estadounidense, pero no son éticas desde ningún punto de vista.  Por lo tanto, la cuestión no es ajustarse a la legalidad que imperaba en la época Bush (bastante criticable desde todos los puntos de vista humanitarios).  La ética exige que se juzgue a quienes torturaron para que no se vuelvan a cometer estos desmanes.  Si quienes torturaron y quienes lo ordenaron (parece ser que Rumsfeld y Rice según publica Público) quedaran libres de pena, abriríamos la veda a todos los torturadores del futuro.

¿Son éstas las implicaciones políticas prácticas que quiere Obama?  Negrísimo panorama se nos presenta.  La decisión de no hacer nada contra las torturas lanzaría al mundo los siguientes mensajes:

  • Los ciudadanos de Estados Unidos son intocables, los demás no.
  • Los derechos humanos de los estadounidenses son inalienables, los demás no.
  • Estados Unidos no tienen ningún respaldo moral para hablar de derechos humanos a países como China, Corea del Norte, Irak, Cuba, …
  • Todo lo que hizo Bush es permisible.  ¿No lo es entonces, lo que haga cualquier dictador contra los derechos humanos?

U Obama reacciona tomando la dirección ética de este asunto o … a los pocos meses del llegar al poder habrán caído todas las esperanzas de cambio.

Obama, can you?

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed