¿Es ética, desde el punto de vista noviolenta, la huelga de hambre de Evo Morales?

EL PAÍS informa de que ha durado 6 días y que la ha abandonado por haber conseguido sus objetivos:  la aprobación de una nueva ley electoral.

Aacompañado de líderes sociales, realizó la huelga de hambre ingiriendo sólo agua, mate, caramelos y hojas de coca.

Todos sabemos que las huelgas de hambre son un instrumento más del amplio elenco de acciones directas noviolentas.  Estamos acostumbrados a verlas protagonizadas por gente que no tiene poder y como forma de llamar la atención y de reivindicación contra los abusos de los poderosos.  Estamos acostumbrados a ver que las huelgas de hambre son un úlitmo recurso y extremo utilizado por aquellas personas que carecen de otra forma de poder.  Estas huelgas de hambre tienen un alto componente simbólico y llaman poderosamente a la solidaridad.

Sin embargo, al leer las noticias días atrás sobre el inicio de la huelga de hambre, hemos tenido dudas.  Éstas conciernen a si es ético que alguien que detenta el poder use las huelga de hambre como medida de presión y como una mera herramienta.  ¿No es abuso?  ¿Acaso aquellas personas que detentan tal cantidad de poder (jefatura de la República) no tienen muchas otras formas de presión y de llamar la atención?  ¿No es usar perversamente, es decir, pervertir, una forma de acción que hasta ahora solía estar ligada a los exentos de poder?

Share

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookCheck Our Feed